Looking incredulously everyday life, humanity and seeking the "exotic".

Culture and Society

On the why, the how and the what of "liberal academics why make poor revolutionaries"

Grasshopper Note to Spanish readers, judging by the blog stats are still the most: This answer is in Inglés, AKA 'the difficult "because the original post is in that language. Let me know if need to clarify something. "

Youngist (Young People Powered Media) recently posted a great, provocative entry in Their blog . The gist? They feel unease (Perhaps anomie?) Regarding the role academics play (or do not) and the effort they 'invest in any Initiatives That can be rightfully called "revolutionary".

The post is good and Timely. It Should be, and I'd like to think it wants to be, read as a provocation to conversation and debate. In That spirit, and instead of rambling about the rights and wrongs I find with it, I'll divide my response in semi-conventional three parts: The good (what I, as a reader, find useful and true); the bad (what I, as a reader, find misguided or misleading); and the complicated (not the ugly but rather the Stuff that needs depth, the stuff I love people pointing out in my own entries, the Stuff that signals an engaged readership And Also the potential for depth and THEREFORE, true transformative, even revolutionary action. )

THE GOOD:

So right. Academics, and I mean academics who historically Deal With That Emerged topics from the need to Precisely Identify, study and when to address social injustice even possible, need to do so More Often and better. For example:

Professional academic Researchers in the social sciences of many colleges and universities exploit the Struggles of oppressed peoples. Oppressed peoples are left stranded with little to no resources after Their Communities Researchers leave high and dry.

Yes. We do. It sucks. It is sucky Especially When said not only academics but leave benefits arising from Within Their Own Their careers stint "observing" those Communities. Using as an example the work of a researcher notably, the author adds:

She was hardly ... Involved in student Organizing Campaigns against budget cuts That Affect low-income students. Community college students need resources developed through research like Herideen's. This is a major flaw in academic research in the social sciences.

Whenever our research has a potential contribution to make to an Ongoing 'struggle, it is simply awful, beyond wrong, to sit back and publish one more article yet, or move one, or forget. Or give conferences to other audiences, who oppressed Communities May find the info we have Studied simply "other" or even worse, "exotic":

Yet ... you have to give back to in Original Communities In any actual or substantial way, Offering: such as resources and support to the various Communities've speaks of in His writings.

Or even worse, Disseminate and publish it only in venues and ways That are designed to advance our own careers and the causes That Were not at the center of our research Efforts:

The texts are almost ... So THAT alwayswritten only academics can understand. Some students and scholars call it " acadamese . "It is writing That needs to be decoded before it can be understood.

I remember myself as a graduate student struggling to Understand academese. I remember reading the nights awake Stuff that my classmates, most of it from them Ivies and such, took for granted as "background knowledge". I remember finding an article That spelled out the same stuff my professor (and then, but not for long, advisor) HAD hinted at in academese in class the day before, and I remember her laughing and saying something along the lines of "little grasshopper , that's the kind of article you keep for yourself and use it for your own knowledge, but no need to share it With the students ... "The point is, it is true. Academics sometimes, even Often, derive more academic way than hiding from Capital from sharing. Sharing is undervalued and under practiced. This is not only true, it is real issue Also, With political and pedagogical Implications.

That said:

THE BAD:

1 "You revolutionaries"? Really? We as professors (and I assume you, as a student) Both have more or less signed on a program, a system, an existing and oppressive structure, a status-quo. The revolution is not meant to be Carried out from Within Institutions. By definition, it is Something That happens to, not from, Institutions. My job is to teach you stuff so that you 'can make it. Including, sometimes, the use of academese. Speaking of Which,

Ordinary Becomes extraordinary language When groups of people who Have Been historically "othered" are reliable to read Something That connects to Their Lives.

Yes !!! But still. It is my duty, as an academic and as a progressive person aware of social difference, not only to translate things into "ordinary" language but also, more Importantly Perhaps, to make sure I do my best to Ensure That my working class students have access not only to the translation of things but to the language That ivy-league Their Counterparts have access to. And to the meaning of That difference.

The division of work in the ivory tower Reinforces capitalist modes of production through individualized research and study That is hardly ever shared with Those it Affects Most.

There is one place, for a lot of us, where it is shared. It is the classroom. It is the place where we must, in an effort That oftentimes feels herculean, convey not only the language but the original meaning Relevant current STIs, plus what the Means Distance between them, all in the same time and credit hours It Takes Harvard folks to comunicate just the first one, to much nodding and smiling. We are punished for este Often, of all places, student evaluations, where students complain about us not being "easy" enough, of asking too much of them. Which Brings me to the third part:

THE COMPLICATED:

It is complicated. Trying to act in a revolutionary Manner from Within, feeling under appreciated by colleagues and students alike, Judged "too hard" by the Latter and "too soft" by the former. But the interaction Between your point and ours have productive spaces of action,: such as:

1 Let's fight together for open access to knowledge. Journal articles shouldnt be Commercially owned. Jeez. They Should be open to all. And there's a number of models make it possible That. The fact That open access journals are valued as "less Rigorous" in academia hurt us all. It is not simply a function of disconnected Researchers, but rather a structural feature of capitalism. Let's fight together against it.

2 The frontier info we have available to us, open to us, dutiful to us, is probably the classroom. We need to find creative ways to combine the rigor Necessary to help our students have a level playing field with privileged folks, With the awareness Necessary to get ours and Their Communities to benefit from it in concrete ways. Teaching and learning, in other words, need not simply to be Acknowledged as a Means for oppression, but insofar as we are willing to work inside an intrinsically oppressive system, as a space where we need to help our students learn not enough, but as much, or even more, as Those Who are born with the proverbial silver spoon in Their mouths.

3 Last but not least: Do not ignore Those who do exactly what you denounce as "not doing enough" Because in doing so you are replicating the same structural oppression That makes so many academics end up speaking Communities acerca oppressed as entertainment for rich folks . I mean people like Paul Farmer, who Could Be making a LOT of money as a doctor or politician and instead writes popular books and builds clinics for the poor in Haiti and Rwanda, while stealing hours from sleep to bring us His wonderful, useful academic concepts like "structural violence."

Hugs and solidarity, Rima

Print

chopped Eye: proposals and protests

gay marijuana So did the governor wants, he says, "proposals, not protests"?

Not that I want to put protestona me, but I can not help but protest to that unhealthy dichotomy. Protests are proposed - propose to do something different. Proposals may be protests, for the same reason.

But anyway. Guess understand terms, or the insinuations: that complaining is not enough. That the complaint does not provide that. I believe that in a representative democracy the people choose individuals precisely for that purpose, but did not come to the blog to talk about politics, so we leave that issue for another time. Today I came to talk Chava economy, which is the subject or a topic of the moment, along with education (Malita), and crime (robusta and galloping.) The combination of those three things is not chance, but well predictable and dialectic: Nah neglect the education of a country, and you will notice that crime will increase and the economy burst in the worst sense. Contrary to the kids, knowledge is not something you can borrow with interest for decades to cover local holes. But that is another topic.

The theme of this flicker is that I want to make some proposals. I woke up inspired. I am not an economist or a political scientist, so if I say some nonsense or corrígame protest, reader, reader, but I am a citizen and have the right to protest, I mean, to propose, so propose. If I get inspired more and if you comment maybe we can make a series of proposals here in FLASHING.

[Parenthesis: the word "protest" has, significantly, the word "testa" meaning head, which in turn represents the thinking .... Hmmmmm ...]

Let today's proposals. A couple of initial assumptions, however: These proposals assume that I will bring the following:

1) That we can not get their hands from the island to the global system and invisible bondholders today we tightened the nuts, but we assume that the invisible "bondholders" suits them the economy improves, say, at least a bona fide bondholders who bought bonds at reasonable prices (as my grandfather, who invested chavitos bonds after a lifetime of work sharecropper class for retirement), not the devices now gather behind closed doors to buy bonds at close range, ensuring güira as sharks that give little walk to the dam Puyan bleeding and blood for a little more ...

And

2) That any proposal, even those so-called "moderate" or "reformist" territory, has yet to bring a little something different to the table, because what we have been doing obviously is not working, and I especially mean crap like growing "values" through Prayers prayers Morning reflections in schools, or follow anesthetizing training people on the moles to improve their resume.

Let's proposals. I bring two three.

1 Legalize gay marriage and celebrate.

What it is not economics but religion, or politics? Conversely, friend, friend. Marriage, for one, comes into our history as an association of marital property. And also go beyond that other drivel, "tolerance" would be a stick, economically speaking. Note that although we have cute little beaches and year-round sunshine, tourism in Puerto Rico is a pathetic six (6 !!!!!) percent of the economy of the island. Legalize gay marriage with bells and whistles opens the door for all kinds of good things for the economy: Destination weddings, for example, which could cause secondary jobs and generate chavitos our hotels, suppliers of eco-tourism, hostels, restaurants, caterers, DJs, wedding planners, travel agents, holiday labels, florists, musicians ...

This is not a crazy idea. Gay marriage is there. It has been legalized in a thousand places and if we do not move, we will end up legalizing it anyway but the economic advantage to be those established as the Caribbean destination where you can make your tropical wedding and your friends and gringos family may enter without a passport and spend their dollars. Dollars, unlike the dollars spent at Walmart, that famous "job creator" stay in Puerto Rico and nurture small and medium business (and therefore the people who feed those businesses.)

Good economic proposals, said someone at some point, build on existing resources. And there are ample resources this idea: We have a strong tradition of small businesses that provide services such as those described above, food, entertainment and wedding planning. We sun and beach. We have hotel tradition and an interested population, hungry for work in that area. And certainly we have people who are in love with people of the same sex and want to get married and have a party to celebrate with their loved ones.

The main obstacle to move this idea is religious fundamentalism. And naturally so: fundamentalisms do not agree that the economy improves. The more crime, less education, more poverty there, fundamentalism becomes happier and healthier. That's true in our country and elsewhere. So fundamentalists (and friends yoítos friends) , grappling with that because that is what there is. Gay marriage is like the vote for women and blacks. He touched his time and frankly, it was time.

What you do not believe in gay marriage, he says, because they do not believe in marriage? Well, okay, do not go to the wedding, or better yet, make up a group of freethinkers working the idea, because we need both freedom and thought in this country. And speaking of freedom, go to the second proposal.

2 Legalize (and celebrate) marijuana.

Yes, I say legalize it, not "medicalise". Legalize for medical and recreational uses.

Of course the use that would give this crop is poor and maligned doctor: long time since chemotherapy patients, chronic pain, and other conditions deserve relief medicine that is known is good for them. But again, think of the economic possibilities and again in connection with tourism. Cuba has made many chavitos creating specialized hospital patients from other countries with certain skin conditions and eye tourism. Legalizing medical marijuana would allow us to create partnerships between hospitals, hotels, therapists, psychologists, yogis, organic farmers, teachers zumba ... And by the way, tend to our own population of patients who want access to this medicine.

But think beyond. I recently, in Venice Beach, California, I found myself on the beach with the most chuchin quiosquito: the Green Doctors. Two young doctors (dressed in green surgical) customers attending there documentation on protected conditions by the medical marijuana law in California, and helped arrange a license for products containing the plant. And by the way, maintain a full of brownies, candies, biscuits, pipes, papers, and artifacts cute home whose name I do not know but I guess easy inhale vapors something with the thing in question ...

Do not like the idea of ​​the kiosk that? Does it seem unethical? Before tearing his hair, look at the kiosks currently get medical certificates for driver's license, those proliferating around DTOP offices where they sell the "review" doctor, stamps, and help you with the application If you are not ... those spaces seem immoral, do not mess with green doctors Venice.

Best imagine the possibilities opened legalization !!! From street kiosks bacalaito combo, soda and joint, passing bakeries very cute Puerto Rican coffee and dessert "reinforced" with cannabis, following services "delivery", and reaching bars and gourmet restaurants with exotic varieties of the thing ... .

In fact, what if we combine 1 and 2, and became the first country to capitalize on weddings, gay and straight, "marijuana themed" destination? Do not laugh, I say this half jokingly but seriously. Centerpieces with little plants of marijuana, hemp tablecloths, souvenirs ....

Again, we have the resources: Our climate allows us growing year round without having to invest in climate control; we used a sub-population of young and energetic entrepreneurs interested in organic farming and crop knowledge; and we certainly have a large population of potential customers who already smoke marijuana. Jobs, jobs ... .jardineros, botanists, nurses / therapists, cooks, artisans, florists, massage therapists and aromatherapists ... Mechanical and renewing drivers driving buses volky "vintage" painted pretty colors, to provide services such as 1) and 2 mobile kiosks) type "taxi" transportation to take you home after smoking, not to lead, or even 3) tours of the island, with stops to sample local foods, local beers and cigarettes craft marijuana, tastes and smells Special!

Barriers? I think mainly prudery and hypocrisy, frankly, because in this country where there are both drunk and both eater, marijuana is a lesser evil from the perspective of health.

What do you fear, because marijuana is what they call a "gateway drug", with which people in the fateful path of drugs start? Well, consider this: it's very, very possible that marijuana is a "gateway drug", if it is because MOMENT, WE HAVE criminalized AND THUS THE GATE FOKIN. Forgiveness. It is a stirring. I mean, right now, we force marijuana users to go to the point to buy, where they are exposed to other drugs and incidentally, the famous stray bullets and collateral damage of drug trafficking. Or so we put the prisoners and headed into the structures of drug trafficking. Or we put prisoners and kill them. I suspect that if marijuana were legal, it could end up causing no avoiding addiction to more dangerous drugs. Some studies suggest that smoking marijuana makes people drink less alcohol . That way maybe even put us healthier, the seedling esa.Sin doubt that legalization will make the most spacious prisons and let out of jail all those people just in it for using and selling marijuana.

Without going any further: Uruguay has legalized gay marriage as much marijuana. They were congratulated in fact declared "Country of the Year" by none other than The Economist, one of the most respected economic journals (and conservative!) world. And of course, the precedent of Colorado, you just legalize medical and recreational use of marijuana.

I got more proposals, but we're almost at 1800 words and usually try to avoid the tomes in the BLO. Thanks for visiting, leave me your comments, and peaceful protest, here in FLASHING, we believe that the pro-testa articulated, designed, shared and genuine is, in substance, a proposal. And good for "testa" good to think.

Print

parental involvement in schools

baby reading Assert (reported?) The importance of parents in the education of vegan hijxs has become commonplace. Here and there.

Governor speaks of "demand accountability to parents." Not only. Parents talk of demanding accountability to parents. I see it on Facebook, in comments like "I do bla bla bla but the mother does xyz bla bla bla, it seems that does not care about children ..."; I see it in academic research that measures the impact of parental involvement in the educational achievement of students; I see it in the writings of famous columnists like Friedman , what we asked, rhetorically, "how about better parents?", as a response aimed at reforming aquellxs speaking schools.

It is a truism because it's true, I guess. The parental education does have a significant impact on the children, even when controlling for family income. The parent involvement itself can increase the academic achievement of students vegan.

However ...

You're right, reader, reader. There's always a "but" in these flashes. And this but it starts with a story. Or two.

The first story is about a mother. Over the years I dedicated my efforts to research and service to the issue of the connection between education and poverty in Mayagüez, Puerto Rico, I had the opportunity to meet many parents. Some involved, others less involved, the other distant education of their hijxs. For different reasons, in different ways. But that comes to mind is a woman in particular. Addicted to several things, all bad. Very poor, partly because their meager earnings deviated largely from family needs towards your body addicted, broken. When I visited to obtain the necessary permits for its hijxs could accompany us in our educational tours, .was was ... I do not know, drink, or taken away, or affected by any substance or combination of them that I know. His son had to hold her hand and help her signature scribble on paper that I had.

When I left, the eyes of the lady (the "bad mother" who so easily condemn in facebook, in government speeches, newspaper columns) were wet. His thin arm gripped mine, to talk, but had trouble talking, listening to me, the situation was strange, hearing too much, too many unknown variables ...

The neighbors commented to me later, with that mixture of conviction and compassion that characterizes both our communicative exchange, the lady was always drunk, sleeping by day, coming out in the afternoon, returning at dawn. That prostitute said one, but another said he did not know ...

The first day of the tour, this lady awaited us. In time, the hand of a child in each of theirs. Sober. It would be. Bathed, dressed in clean clothes.

Eye: The majority of children walked to the meeting point. Most parents took their children there. It was not a requirement for participation. But this lady did.

The monumental effort to get up early, stay sober, get ready, get there ... I got off the bus to greet her without smiling (think any non-addict can understand, fully, what the addict feels when he decides not to take, or not to use , how it feels when the body craves something with the fury of the body and deny it), put their children's hands in mine. Here I bring said.

And he left the bus, with head held high and back straight.

I think it was Borges who said "there is a dignity, the vanquished, which is inaccessible to the victor." Or something. In dignity I thought, as I watched her walk away.

Second story. This is about a master and director. They are the team Bethune Elementary School in New Orleans. A school destroyed before and especially after Hurricane Katrina. A school where all children are poor, a school surrounded by crime, violence, poverty and pain.

Well, the school achieved, thanks to the efforts of these wonderful women, dramatically improving academic performance and student learning. You can read about the case, and how they did it, here and here .

I got to share a table for dinner a couple of years with the teachers and the principal of Bethune ago. And ask them what they had done with respect to parental involvement in their school. Surely, I thought, must have forced these parents to help ... somehow.

The director looked at me severely. Then he looked at his math teacher and grinned at each other.

"Parents we ask you to trust us. To ensure that students arrive at school. Once there, Rima, are ours, are our responsibility. "

Not involve ?, I insisted. Yes, they said, there is much more involved than before, but this participation we started after we began the exercise to improve student performance. Gradually parents have been more involved.

If the baby arrived unable to read, participated in an intensive literacy plan. If I could not write, if needed academic support, if not know add, taught him. If they had to change plans or adjust methods or additional resources, somehow did. One thing did not change: the expectation of the teachers, all, all the comrades was that students can and should learn.

Sometimes the kids came in a dirty shirt. The director of Bethune took up a collection, bought new uniforms, and installed a used washer and dryer in the basement of the school. Sometimes arrived hungry, so the school makes sure to provide meals.

Once here, are our responsibility.

It's not an ideal situation. Ideally parental involvement. But I fear, gentlemen politicians, columnists and fellow parents and teachers and friends ciudadanxs ... that Bethune are right and that there is no choice. We can not wait for the fathers and mothers miraculously recover to start rebuilding the country enriching the bodies and minds of their children. Let us invite them, of course, incluyámoslos, but if they can not help us to educate their children, we need to educate these children anyway. Because their children are also ours. Our responsibility.

Related posts:

The habit of Mary

Maestro

Education, inequality, and indifference

guilt is guilt

Print

University for many

CUA (Published in The New Electronic Day, May 3, 2013)

My colleagues and I have studied the relationship between higher education and poverty in Puerto Rico since 2006 Following the community work and research with youth and adults in economically disadvantaged areas, we can say today that we share one goal, one north and academic moral.

We firmly believe that, for the sake of the country and its people, younger Puerto Ricans, especially those from the poorest households, must graduate from college. That is, it seems urgent to ensure that our poorest youth, 1) are better prepared for college and more exposed to academic rigor in schools, 2) apply and are admitted to the university that suits them, and 3) graduate University.

The reaction to this message was mixed. There has been a lot of support, resonance and enthusiasm, but also serious questions, some of which I want to attend.

We are told, for example: "There are already too many people in universities and not enough jobs." The jobs crisis is real. But it is doubtful raise in response, people are less educated or college students are "too many". The census indicates that only about 20% of the population has a bachelor's degree, and nearly 34% of the Puerto Rican population 25 years do not have a high school diploma.

More questionable is still the idea that reducing the proportion of college is good for the economy: the median income of a high school graduate is around $ 11,000, while a high school graduate is approaching $ 46,000. Worse, our findings demonstrate that the poorer a student, the less likely you apply, be admitted and graduate from college. Moreover, this is especially true in programs that offer greater social mobility such as science, medicine and engineering. One wonders, when we speak of "college for certain": who are excluded?

We also say things like "increase access to college curricula implies weaken and devalue college knowledge." That is neither true nor desirable. What we are talking about is to provide real opportunities in schools and universities. Students to learn more, not less.

Two California public universities illustrate this concept well. In San Diego, the university works directly with high-poverty school districts, educating and supporting students, teachers and counselors, and getting more students to meet admission. In Northridge, the University invests human and financial resources, including their best teachers, remedial courses and programs for admitted students with the greatest academic need, (there and here) tend to also be those of greatest need.

Is our reality? There are not enough educational opportunities in our schools. Almost 80% of our students attend public school. In my village, for example, there are two public high schools. In one of them, no preparatory curriculum (so-called "advanced"). In the other yes there is, but is generally only available to a minority (less than 10%) of the student.

Many students decide, early in life, the university and knowledge are not for them, and the country sometimes seems to echo. "These babies not interested" is probably the most painful (and frequent) in which we listen. "I do not want to study, are not interested in college."

But as my colleagues say: power is wanting. If someone (or your child) is born in a circumstance in which the motivation, expectation and preparation for college are present, it is very difficult not to become university. The reverse is also true.

If we want more "interest", we have to make the development of this interest and academic preparation that must accompany it, in a national project.

Maybe it's our most urgent project.

Note: The University Center for Access has been conducting research and outreach to this target since 2007 This paper is dedicated to his current researchers, Lissette Gonzalez Rolon and David, and his graduating class, who will celebrate his many achievements the Saturday. CUA! CUA! CUA! :) For more information on the CUA, or to donate time or resources, please write to: centro.acceso@upr.edu, or visit http://cua.uprm.edu.

Print

on the subject of black Friday and trunk: pumpkin

I once read a Taino legend, perhaps apocryphal. He said that the world was born of a great pumpkin, broken as a result of the fratricidal battle of two brother gods, scattered in slimy hotbed to create animals, plants, humans ...

The morning (well, it was eleven) of jalogüín I was surprised at the mall. One of my pups need shirts, pants another, another colorful tights to complete your costume for tonight. I, as always happens in that space, I wanted many things and yet none, and in the end I left empty-handed because my mental health was more important than whatever he "needed". But my ambivalent consumer issues are irrelevant, at least not in this paragraph.

What is the case is that the mall was full of costumed children and girls and disguised, plastic pumpkins to hand, tricortrí. And in each store were greeted not by their common neighbors if they have any, but by friendly staff from shops, candy bags also in hand. It was early, no one was very tired still, everyone smiled.

And they were lovely boys. Especially smaller ones, which often soften enough. I saw a bee that could not have been more than a year, in your car, the mother in charge of the pumpkin. A three foot ninja, as threatening as a teddy bear. An iron man who did not talk.

For some reason, however, the tender show gave me one of those flickering sadness that often precede these blog. I am very skeptical when I hear arguments like "all the past was better", but still ... .same it occurred to me that yes, it was better when we went around the neighborhood, when some neighbors gave away sweets and not others, when the "sweet "were all different, and some home made, when a neighbor was taking huevazo one pot on the balcony ...

No, reader, do not judge me! I do not condone the huevazo and to think that (almost) never threw one. The point is in the constellation of social relations that frames the carnival we have inherited from our second conqueror. On one hand, the neighborhood, for better or for worse has some I do not know what to Gemeinschaft, community, small world more or less alien (well not be innocent, never far but at least a little more distant) the cold, friísima, amoral market reality and secondly the MALL, representative par excellence of the market itself, space where we will know everything we lack, all that necessarily makes us incomplete, all that whispers "buy me, if I buy, be better, be happier ..." a false promise, moreover, because the finite purchasing power, combined with the infinite desire to possess and the possibilities of things to buy condemns us , inevitably, to dissatisfaction ...

And then there's the sadness that I visit while I smile sweetly the little bee asleep, oblivious to the meanings amiss my mind ponders. Because it's terribly inconvenient, that sadness. It puts me in the uncomfortable position of trying quietly to adult neighbor. And I reject the view, because I understand. How can you not understand? So, as things stand, and with this heat, it not makes all the sense in the world carry the baby to make your tricortrí safety and air conditioned mall? Equally reasonable is to buy the costume, semi-disposable plastic or some fiber like that in any department store, ignoring the inner voice that tells us something Chinese or Chinese or Chinaman surely sewed, hurry and underpaid, or local alien landscape or where hundreds, thousands, millions of costumes like that, turned into garbage almost inevitably and almost immediately and polluting the poor planet, but that's all that makes sense to be because we are serious accumulate, who has time to get to sew? I that (not knowing sewing and buying a costume of those) I'm as guilty as anyone: home economics was my only C in school, to the great shame of my poor grandmother, God rest her soul, and work out house, so that the issue of buying costume vs do not even an option ...

But still there is sadness, and just opt ​​for a bit contaminate you, the reader, with her. Because that fantasy world that is the mall and growing, yet morbidly nourished, healthy and rotten, slimy contents of the Great Pumpkin is the relentless cycle of extraction, production, consumption and waste , that world, gives me sadness, and share that sadness with each other in the virtual gemeinschaft providing me this platform is at least as legitimate as a conversation about shoes.

related posts:

clandestine sustainability

vote, buy, think

vente-me

podcast: consumption and love

Print

social class and access to public university, part 2: Mangoes shorter and structural violence

Posted in 80grados.

In the first column of this series last month, I discussed the statistical relationship between social class and access to the University of Puerto Rico, using the data from my own enclosure, the RUM. I also proposed to narrow the college negatively affect poor students disproportionately. Judging by the comments in and out of this forum, I think the fact that the poorer a student, the lower its probability, in general terms (because there are always exceptions and exceptionalities) to apply, be admitted and graduate from UPR is a matter that we know intuitively to be true.

The question that came up most often has to do with the origins (and thus, indirectly, the possible solutions) of this phenomenon. That is, we know that the poor have less access to the UPR. But why? How does that happen?

The comprehensive, sophisticated, complete answer is complicated, and do not know at all. It deals with the origins and consequences of socioeconomic inequality here and elsewhere. Taken to its logical conclusion, would mean that this conceptualization to cope with differential access to the UPR must first deal with poverty. You need to solve the problems of poverty and inequality, and to address the problem of education.

Ahora bien: yo creo absolutamente en la urgencia de trabajar para reducir la desigualdad socioeconómica en Puerto Rico, y de hecho he hablado y escrito sobre ello anteriormente. Pero me parece que esperar por la erradicación de la pobreza/desigualdad para atender el problema del acceso diferencial a una educación de calidad es desacertado.

De hecho estoy convencida de que trabajar para ampliar el acceso a una educación pública de calidad para los sectores más pobres es una parte integral y urgente del proyecto más amplio de reducir la desigualdad y la pobreza.

Ese es mi contexto: Para trabajar con la pobreza y la desigualdad hay que trabajar con la educación. En la columna de hoy, quisiera atender algunos posibles “mangós bajitos” en ese proyecto.

¿A qué me refiero con “mangós bajitos”? Me refiero a problemas estructurales, visibles. No son necesariamente fáciles de atender, pero sí (contrario al cacareo constante sobre “valores” que favorecen algunos gobernantes) son aprehensibles, conceptualizables. Son visibles como parte del funcionamiento cotidiano de nuestras instituciones educativas (escuela y universidad) y también como momentos o eventos clave en las vidas de aquellxs que por razones que tienen que ver con su extracción de clase, no llegan a la Universidad o no se gradúan de ella. Son segmentos importantes en las rutas que la clase social impone y naturaliza sobre los seres humanos. Más importante aún, son directamente corregibles.

Hoy, en este espacio, quiero que pensemos en los obstáculos estructurales (y los mangós bajitos de sus soluciones) generados por lo que podríamos llamar la tiranía de la geografía y sus implicaciones.

Considere el caso de Juni, nacido y criado en un residencial público del área oeste. Juni era un estudiante de buenas notas en escuela intermedia, y era especialmente bueno con las matemáticas. De hecho, dice, “me encantaba la matemática.” Cuando llegó el momento (en noveno grado) de tomar decisiones sobre la escuela superior, ya partir de la información recibida de sus consejeros escolares, Juni se decidió por un currículo vocacional en electrónica. Terminó la escuela superior, se fue a trabajar a las atuneras, las atuneras cerraron eventualmente y desde entonces, Juni debe ganarse la vida (y mantener a su familia) chiripeando.

Juni es (o era) un mangó bajito. Un jovencito con sus notas y su inclinación académica, en otro entorno, en otra escuela, hubiera recibido consejos y opciones muy distintas. Lector de clase media o clase media alta que lee esto: Piense en un hijo suyo, que a los catorce años tuviese una descripción como la de Juni. Buenas notas, excelente en matemática. ¿Cuál es el paisaje académico, cuáles son las opciones de vida que enfrenta ese niño?

El problema estructural que conformó las (limitadísimas) opciones de Juni es, al menos en parte, un fenómeno geográfico. Su caserío es parte de un bloque que incluye cuatro residenciales (es como un pueblo dentro de otro pueblo) y los niños de todos esos residenciales asisten a la misma escuela intermedia. Llamémosla “A”. Esa escuela intermedia “A”, a su vez, está conectada (en inglés, es un “feeder school”) con una escuela superior particular-llamémosla “B”. El supuesto, la ruta natural, para los estudiantes de esos cuatro residenciales es asistir a la escuela intermedia “A”, y normalmente, los estudiantes de la escuela “A” terminan matriculados en la escuela superior “B.” Y en la escuela superior “B”, todos los programas son vocacionales.

La mayor parte de los programas vocacionales (no todos) conllevan un rigor reducido en los cursos concebidos como “académicos”: es decir, cosas como inglés, español, matemáticas. La mayor parte de los estudiantes en currículos vocacionales (de nuevo, no todos) no tiene acceso fácil a cursos avanzados, toman sólo dos años de matemáticas (saltando, por ejemplo, el curso de álgebra 2, un curso particularmente importante para el éxito en los exámenes de admisión a la universidad y en la universidad misma), y sólo dos años de ciencias.

The geography of June, at fourteen, input determined fairly fixed their academic potential, regardless of their talent, potential, and interest. And it's not just about the courses to which he had access. There are other things that happen automatically for students at many private schools, or in more advanced curricula in public schools, things do not happen for students and Juni. Receive a request to the UPR automatically without prompting. Receive guidance on the college board, examination for admission to the U. More subtle, but no less important, and receive the daily subliminal message that says "the university there is a real option, and if you apply, you are Material university. "

Of course there are ways out of this fixed route. But it is not easy, and requires few tools and a particular cultural capital. Take the case of a woman whom I will call Lisi, and his son, whom I will call Luis. A Lisi happened the same as Juni, and finished a secretarial vocational curriculum. Lisi is a fantastic, intelligent, determined woman. When her son told her he wanted to be an engineer, Lisi was ready to go to the end of the world to make that happen. But the boy was played by geography, the same vocational school attended by Lisi and Juni. Lisi knew what that meant, so I visited another public school in the area, one that did have the advanced courses that your child needed access.

He was told no. "That's not the school that touches you," was the literal answer. "It's not the destination that touch him," the implication is almost the subtext. Lisi explained patiently that his son wanted to go to college and needed access, no vocational preparatory curriculum. "Do not touch him," heard, again and again. Facing the structural violence of educational inequality, embodied in a silent and implacable bureaucracy. Lisi lost patience. Maybe even raised his voice. He spoke of civil rights, justice, lawsuits.

He managed to enroll the boy. But how many poor parents have the tools, knowledge and value of Lisi?

The most common is that the student enrolls in the school curriculum and that "they touch." If you come to college, taking remedial courses come unprepared. Have greater difficulties in their introductory courses. Greater difficulties in introductory courses translate into lower notes and lower notes, in turn, shifts terrible the next semester tuition.

Un turno de matrícula malo, en la universidad, se traduce a su vez con frecuencia en las peores clases, los peores horarios, los peores profesores. Más violencia estructural.

Eso le pasó a Sara, criada en otro residencial del área oeste. Nadie le habló de la universidad. El currículo (vocacional-”mercadeo”) en la escuela que “le tocaba” no la preparó bien. De todos modos, esta chica excepcional se enteró de la existencia de la UPR (leyendo el periódico), solicitó y entró. Una vez adentro, sin embargo, tuvo problemas en química y en matemáticas, materias nuevas para ella, que había tomado sólo dos años de ciencias (biología y ciencias terrestres) y dos de matemáticas (álgebra 1 y estadísticas.) Sacó malas notas. Tuvo un mal turno de matrícula el semestre siguiente. Horarios terribles, cursos fuera de su currículo, los peores maestros. Descorazonada, abandonó la universidad.

Sara perdió una oportunidad. Y el país perdió un talento. Un talento que desesperadamente necesita.

Hablamos mucho de la fuga de cerebros, pero hacemos poco por cultivar los cerebros locales. Hablamos mucho de la importancia de que los estudiantes desarrollen “interés” y se preparen, pero muy poco de las múltiples formas en que evitamos el desarrollo del interés y limitamos el acceso a la preparación.

-

En resumen: Estamos hablando de un problema estructural, visible, corregible: Muchos de nuestros estudiantes de escuela pública son canalizados, por “default”, a escuelas y currículos en donde es menos probable que reciban información sobre la universidad y preparación para la universidad. Esto reduce sus probabilidades de solicitar, ser admitidos y, aún siendo admitidos, graduarse exitosamente de la universidad pública de Puerto Rico.

Estudiantes como Juni, Sara y Luis son mangós bajitos: A pesar de los obstáculos de la pobreza, han logrado ser buenos estudiantes con aspiraciones académicas. El sistema de educación pública, K-16, escuela y universidad, debería ser capaz de darles un mejor servicio. Por ejemplo: En las escuelas, hacer que el currículo preparatorio, los cursos avanzados, las solicitudes a la universidad y la información universitaria estén ampliamente disponibles en todas nuestras escuelas. Que el examen de admission a la Universidad pública sea gratuito y universal. En la universidad, invertir nuestros mejores profesores y recursos universitarios en los cursos introductorios y remediales. Entrenar mejor a los futuros maestros y consejeros. Re-pensar el actual sistema de turnos de matrícula.

Seguiré discutiendo este tema en una próxima columna. Por favor comparta conmigo sus preguntas y comentarios. Thanks for reading.

Print

¿hacia una universidad más “pequeña y ágil”?

Publicado originalmente en 80grados.net , como la primera columna de una serie sobre el acceso a la educación superior pública en Puerto Rico.–Rima Brusi

La Universidad de Puerto Rico está rota, comentaba un conocido analista radial ayer miércoles en la tarde. Rompen el proyecto social más importante y exitoso del país , añadía, tal vez irreparablemente.

Cambios en clase entrante UPRM

What does this mean? Un par de cosas: 1) que el perfil de los admitidos no se parece socioeconómicamente al del país, 2) que el número absoluto de admitidos se ha reducido considerablemente (27%) y 3) que junto con esa reducción, se ha agravado la diferencia entre los estudiantes de cuarto año y la clase entrante en el RUM.

Otro pedacito de evidencia, más micro, más anecdótico, tal vez más emocional: Hace algunos años, mi colega David González y yo comenzamos un trabajo de alcance en los residenciales públicos mayagüezanos, con la meta de aumentar el número de jóvenes en esos espacios que llegan al RUM. El primer año, fueron admitidos e ingresaron a la universidad seis. Al año siguiente, ocho. Al año siguiente, diez. ¿El año pasado? One.

Uno. Tome en cuenta que cerca del 12% de los jovencitos en edad universitaria en Mayagüez viven en residenciales públicos. Pero solamente 1 de 1,858 (0.0005%) entró al Recinto de la Universidad pública que le queda, en la mayor parte de dos casos, a una o dos millas de sus casas.

Ahora bien, no es la primera vez que presentamos (el “nosotros” se refiere al conjunto de profesores y estudiantes investigadores que creamos o laboramos en el Centro Universitario para el Acceso del RUM , que hoy lidera la colega Lissette Rolón) datos cualitativos y cuantitativos que demuestran y denuncian la exclusión estructural y simbólica de los sectores más pobres de la oportunidad educativa. Y a través de los años, hemos ido acumulando una lista de preguntas y reacciones frecuentes, que estaré atendiendo aquí y en la entrada que escribiré el mes que viene. For example:

Pregunta frecuente #1: Esos datos son de Mayagüez, y Mayagüez es uno de los recintos más selectivos del sistema UPR. ¿Cómo sabemos que ese patrón de admisión desigual es un problema a nivel de sistema?

Respuesta: Hay evidencia que sugiere que ese es el caso, aunque ciertamente el sesgo es más pronunciado en el RUM y la Yupi. Pero sabemos que a nivel de país ya partir de los datos del PUMS 2008 (analizados por el Dr. Walter Díaz y disponibles aquí ), la mediana de ingreso familiar de aquellos jóvenes matriculados en algún recinto de la UPR es de $32,379.00; en contraste, la mediana de ingreso de aquellos que están matriculados en una universidad privada es de $25,979.00, y la de los que no están matriculados en la universidad es de $15,600.00. Es decir, que con el aumento en ingreso familiar tiende a aumentar la posibilidad de acceso a la educación universitaria pública.

Hay asimismo varias razones para creer que la reducción en tamaño de la universidad afecta desproporcionadamente a los estudiantes menos acomodados. Sabemos, por ejemplo, que el índice de admisión (IGS) está fuertemente relacionado al ingreso familiar ya la extracción de clase de los estudiantes. 1 Es decir, que a mayor ingreso familiar, mayor la probabilidad de que un estudiante sea admitido. Sabemos también que a mayor ingreso familiar es mayor la probabilidad de que un estudiante solicite a la UPR. Y finalmente, sabemos que la reducción de cupos tiene un impacto directo sobre el IGS de un programa: si aumenta el número de solicitantes relativo al cupo del programa, el IGS tiende también a subir.

Print


maestro

Publicado previamente en la revista 80grados.

Gregorio sonríe, agarra un trozo de tiza, y escribe algo en la pizarra. Es una ecuación matemática. La explica a un paso calmo pero deliberado. De vez en cuando pausa, hace silencio, mira estudiantes a los ojos. Según va explicando, añade números, dibuja gráficas, y señala símbolos.

Luego lee en voz alta un problema verbal, e invita a los estudiantes a resolverlo utilizando las técnicas que acaba de ilustrar. Los más entusiastas o atrevidos gritan ideas e instrucciones desde sus asientos. Gregorio incorpora sus sugerencias, tanto las correctas como las erróneas, y sigue trabajando en la pizarra. Lenta y colectivamente maestro y estudiantes buscan, y eventualmente encuentran, la solución.

Un segundo problema, luego un tercero. Otros estudiantes van tomando valor. Las voces y consejos se multiplican. Gregorio comienza a invitarlos a pasar al frente, motivando especialmente a los más tímidos. Pronto hay un grupo nutrido de adolescentes pasándose la tiza unos a otros frente a la pizarra. Los demás continúan ofreciendo sugerencias, y en ocasiones bromeando, desde sus asientos. Gregorio se va alejando de la pizarra, y termina sentado con la audiencia.

Probablemente he visto salones de clase más animados y métodos más interesantes, o al menos más exóticos. He visto smart boards, clickers , proyectores. Pero el libreto –bastante tradicional– de Gregorio (algunos lo llaman el yo hago , nosotros hacemos , ustedes hacen ) tiene algo especial. Es calmante ya la vez altamente efectivo. Funciona para Gregorio, porque se ajusta bien a sus recursos ya su personalidad. Funciona para sus estudiantes, porque aprenden.

****

Algún lector podría decirme que esas son las cosas en las que evidentemente uno se fija, que son obviedades. Pero no sé. Las campañas políticas, los seminarios para maestros, las clases de educación no hablan de asegurarse de que todos los baños tengan papel de inodoro, o de la importancia de que haya acceso a cursos avanzados en todas las escuelas superiores públicas de Puerto Rico, o de que sepamos, por fin, cuántos estudiantes han abandonado la escuela ya dónde se han ido. No. Las campañas nos dicen cosas como que “los valores cuentan.” Los seminarios hablan, y en términos bastante abstractos, de cosas como “ética”, y/o suelen ser impartidos por compañías de origen y capacidad dudosa . Los currículos universitarios para maestros en ciernes no atienden, en alguna profundidad y complejidad, el tema de la desigualdad y la pobreza, a pesar de que Puerto Rico es el territorio más desigual del país desarrollado más desigual del mundo, a pesar de que la mayoría de nuestros estudiantes viven bajo el nivel de pobreza .

“Discutir y debatir ampliamente la definición de deserción escolar”, proponía el flamante secretario de educación en la radio. ¿Cuántas décadas llevamos discutiendo esto? ¿Qué tal ponernos a trabajar? ¿A contar, medir, observar, estudiar, modificar, en lugar de seguir sacando cosas como “valores” de la manga? Nos vendría bien que más administradores a todos los niveles, más consejeros, más maestros y más ciudadanos actuaran y pensaran como Gregorio, no como el secretario.

****

Gregorio imparte cursos de matemáticas en una escuela superior en una zona urbana de Puerto Rico. Tres de cada cuatro estudiantes en esa escuela viven en hogares bajo el nivel de pobreza. En el vecindario donde ubica la escuela predominan los edificios de vivienda pública, las casitas dilapidadas y los apartamentos de bajo costo.

El estilo de enseñanza de Gregorio combina tres ingredientes que los estudios revelan como importantes en la enseñanza efectiva: persistencia, altas expectativas, y mejoramiento continuo. Los aplica dentro y fuera del aula. No hace mucho, por ejemplo, notó que uno de sus estudiantes de grado once había obtenido una puntuación particularmente alta en el examen diagnóstico que la escuela utiliza para ubicar estudiantes en el curso de matemáticas de ubicación avanzada (AP.) En su escuela, los únicos estudiantes con acceso a los cursos AP son los seniors , los que están ya en grado doce, pero Gregorio le preguntó al director si podía matricular a este estudiante. La respuesta fue negativa. “Solamente podemos costear un grupo de AP”, dijo el director. “No podemos dejar a un junior entrar, cuando sabemos que hay muchos seniors que se están quedando sin tomar el curso.”

El director estaba genuinamente preocupado por un problema de financiamiento: la escuela no podía pagar maestros que impartieran cursos adicionales de AP. Gregorio no protestó: en el salón y fuera de él, se trata de una de esas personas que evitan la confrontación inmediata. Prefiere una terquedad gentil pero implacable. Se puso a pensar sobre el asunto y en sus posibles soluciones. Como la mayoría de los estudiantes estaban matriculados en una matemática de menor nivel, Gregorio propuso reducir la puntuación requerida en el diagnóstico para entrar al curso de AP. Esto reduciría a su vez la demanda por el curso menos riguroso y Gregorio quedaría no con uno sino con tres grupos de AP. Admitiría a más seniors, y al junior que estaba listo para tomar el curso. Todo ello sin gastos adicionales para la escuela.

La reacción inicial del director fue la predecible. “Es una barbaridad”, dijo. Los colegas maestros de Gregorio se mostraron escépticos. “No pasarán el examen de AP”, dijo una maestra, molesta. “Gregorio les está dando falsas esperanzas a esos muchachos.”

****

“Falsas esperanzas”. Es una de esas frases que escucho con frecuencia, cuando de ampliar las oportunidades educativas de los estudiantes más pobres se trata. Cuando hablamos de más universidad para los pobres, por ejemplo, alguien sale siempre acusando a una de inculcar “falsas esperanzas” o de “no ser realista.” Parecería que en nuestro país, la educación de los pobres siempre se tiene que enmarcar en lo “vocacional”, o en lo “especial” para hacer sentido. Nunca en lo “avanzado” o en “la universidad”. Pero volvamos a Gregorio.

****

Para Gregorio, el camino estaba claro. “Tendré que repensar, rediseñar la clase”, me dijo. “Pero no me molesta hacerlo, de hecho es algo que hago todo el tiempo… Además, creo que muchos estudiantes son capaces de aprender este material.”

El director se resistió por una semana, pero finalmente autorizó los tres grupos de matemática avanzada, y cruzó los dedos.

No fue fácil, pero Gregorio no se rinde. Cuando notaba que sus estudiantes se rezagaban, les daba lecciones adicionales los sábados. Los veía y practicaba problemas con ellos en la mañana antes de la escuela, durante el almuerzo, y después de la escuela. Siempre estaba dispuesto a ir atrás y reforzar material de grados previos en clase: fracciones, por ejemplo. Exponentes. Álgebra básica. Pero al mismo tiempo comunicaba, consistentemente, expectativas académicas altas.

“En esa clase tenías definitivamente la sensación de que no era una clase que tú sencillamente tomas, o que sencillamente pasas…Ésta era una clase en donde tú aprendes”, me dijo un estudiante unos meses más tarde. “Se respiraba una expectativa de que trabajaras a cierto nivel.”

En lugar de falsas esperanzas, Gregorio le estaba dando a esos estudiantes unas destrezas matemáticas muy reales.

De hecho, casi todos ellos pasaron el examen de AP, algunos con notas muy altas.

Una sonrisa enorme iluminaba el rostro generalmente taciturno de Gregorio cuando me dio la noticia. Lo felicité, y enrojeció.

“Lo hicieron muy bien, los estudiantes” me contestó en voz baja, mirándose el zapato. Luego añadió, un poco más alto: “Yo sabía que ellos sí podían.”

Gracias, maestro.

Print

Government evicted

By: Lissette Collazo Rolon

Dept.. de Humanidades y Centro Universitario de Acceso (CUA), UPRM

En los últimos tiempos, en Puerto Rico y en buena parte del globo, una se pregunta si las cosas se pueden poner peor y rápidamente se contesta, tristemente, sí, desde luego se pueden poner mucho peor. Entonces, recuerdo una máxima de mi hermana y de tantas mujeres sabias que prefieren anticiparse e imponerse a la desgracia antes que dejarse vencer. Para las personas que viven en residenciales públicos de Puerto Rico esa máxima suele ser el pan nuestro de cada día porque las cosas no mejoran pese a esfuerzos comprometidos y bien intencionados.

De ese nubarrón nos hemos inundado en las últimas semanas. Un reportaje en El Nuevo Día y sus secuelas ha levantado un avispero desenfocado. El aspirante a Director de la Junta de la AEE y el de la AAA amenazaron con cortarle los servicios a los residentes por su morosidad o incumplimiento de pago. Afortunadamente, este gobierno cuenta con un Secretario de la Vivienda con miras más amplias que las de sus colegas y de inmediato solicitó una reunión para establecer un plan . Menos mal que el Gobernador tuvo un instante de lucidez y advirtió que la medida de desalojar a los que no paguen puede causar una crisis social. Qué bueno que asomó la pesadilla aunque fuera por segundos.

Invito a lxs ciudadanxs indignadxs con las personas de residenciales públicos que redirijan su rabia y justa frustración a las agencias mencionadas y al propio gobierno. Le pregunto a los directivos de la AEE y de la AAA, ¿por qué no desahucian al Gobierno de Puerto Rico? ¿Por qué no nos liberan de su nubarrón de fatalidad y desatino? Quizá nos alumbre una mejor primavera después del colapso.

Print

el PAN nuestro

Por lo general leo y disfruto la columna dominical de Mayra Montero. La de hoy, sin embargo, me inquieta . En ella la autora trata el tema (escabroso e inquietante por demás) de la reacción iracunda de muchos ante la posibilidad de perder el 25% de la asignación del PAN que puede usarse en efectivo, e invertir (o gastar, que los verbos y las moralidades que los verbos arrastran están siempre presentes en toda esta discusión, no lo olvidemos) en pañales, lotería, papel de inodoro, cigarrillos, gasolina…

Más preocupante me resulta la aparente dicotomía necesario-innecesario que suele producirse cuando se habla de alimentos-no alimentos en este contexto. Montero dice que el papel toalla es un lujo. It can be. Ciertamente que una toallita reusable es mejor para el bolsillo y para el ambiente. ¿Pero y qué tal el papel de inodoro? ¿Debo pensar que eso es un lujo también? ¿Qué tal los pañales? Vayamos más lejos: El celular era un lujo cuando había teléfonos públicos disponibles en la calle. Pero ¿cuándo fue la última vez que usted vio un teléfono público funcional en la calle? Son una reliquia, una antigüedad.

De nuevo, ciertamente que la idea del PAN son los alimentos, y que los políticos de la isla necesitan enfrentar la indignación de la plebe y hacer lo que tienen que hacer. Pero…pero…estudiémonos. Pensémonos. Somos un país con unas desigualdades tremendas , un país en donde el mensaje del paisaje es compra compra compra ten ten ten posee posee posee, donde el consumo es el camino más evidente a la valía y en donde las rutas concretas, legítimas, para tener el dinero que el consumo requiere son pocas, y no alcanzan para todos. Dice Montero que lo grave es la mentalidad de las familias del PAN, pero creo que lo grave es que nos constituimos, desde pequeñitos, en sujetos que se definen por lo que consumen y que para una buena parte de los puertorriqueños, las únicas rutas a ese consumo son el mantengo y la economía informal. Y esa mentalidad, aceptémoslo, es colectiva y la tenemos que trabajar colectivamente. No es algo que hay que “decirles” a los pobres (a quienes, dice Montero, “nadie les ha dicho” que el PAN es para comida) sino que tenemos que decirnos todos a todos, y pronto, porque se nos hunde el país, señores, se nos hunde, y no hay Nordstrom que nos salve.

Print

yerbabuena

Esta mañana, mientras tomaba mi café, miré el jardín, con la intención de regodearme un poco en la dicha cotidiana de su belleza pequeña, marrón tierra y hoja roja, pájaros y ardillas grises, verde que se acaba, menoscabado por un invierno incipiente pero igual, ya su manera, hermoso. El tren del pensamiento (que cosa, no es cierto? el cerebro humano, detenga el tren ese cualquier día, en cualquier momento, y siempre aparecen sorpresas, con un poco de suerte una las agarra y las escribe, o al menos las piensa en algún detalle, pero el tren y su maravilla siguen…) el tren del pensamiento, decía, fluye, se desboca y desemboca, en cuestión de micro segundos, en la imagen inquietante de los estudiantes en la Universidad de California, Davis, sentados, cabizbajos, valientes, rociados con gas pimienta por un guardia cuya caricatura infame le ha dado la vuelta al mundo.

Detuve el tren para examinar la conexión más de cerca. Es bastante clara, y de hecho creo que hasta la leí en alguna columna o comentario, cuando ocurrieron los eventos en Davis. El individuo que agrede a los estudiantes tiene el ademán de un jardinero que rocía malas yerbas en un jardín para proteger alguna otra cosa, que asume como mejor o más valiosa, de la amenaza que plantean la propagación y la raíz.

Estiro un poco la metáfora (ya en ese momento el tren quiere partir, a alguna otra parte, tal vez hacia un café, y hacia otro tema, pero no lo dejo, porque hay que ponerle un poco de orden y disciplina al cerebro) y se me ocurre la pregunta obvia. Si la juventud que protesta es la mala yerba, ¿cuál es la yerba buena, la que el gas pimienta pretende proteger? Un profesor de Davis escribió en el Huffington Post no hace mucho que esos chicos sentados representaban lo mejor de lo mejor, en términos de logro académico y creatividad.

Todos ellos (y ellas) jardineros embrutecidos con órdenes de arrancar, a como de lugar, minúsculas y hermosas flores amarillas. Algunos las llamarán malas yerbas. Otros decimos 'que vivan los estudiantes.'

Print

Education, inequality, and indifference

Michael, Julio, Sara y David tienen varias cosas en común. Los cuatro nacieron y se criaron en residenciales públicos del área oeste. Los cuatro tenían excelentes notas en escuela intermedia. Los cuatro ilustran la relación estrecha que existe entre educación y desigualdad social en Puerto Rico.

La historia de Michael contiene una abuela cariñosa, una madre ausente, y varios muertos: El tío, de un tiro en la cabeza, la tía, de SIDA. Michael se describe a sí mismo en esos años como “un chamaquito sinvergüenza pero de buenas notas.” Dejó la escuela porque vender drogas le tomaba mucho tiempo y no quería “dañar” esas notas. Ahora, a los treinta y tantos y después de pasar varios años en instituciones carcelarias juveniles, vive en el residencial, trabaja como barbero en la economía informal, y teme por el futuro de sus propios hijos.

Al entrar a escuela superior, Sara también fue ubicada en un currículo vocacional. Pero ella sí solicitó a la universidad, y fue admitida. Llegó a un recinto de la Universidad de Puerto Rico con muchas ganas, pero poca preparación. Se colgó en matemáticas y en química en su primer año. Fueron las primeras F's de su vida, y lloró mucho. Yo no soy así, yo soy de buena nota , me explicó.

¿Qué pasó entonces? Pasó que en la universidad logramos descorazonarla, desinflarle las ganas que tenía de educarse. Por sus malas notas, le tocó uno de los últimos turnos de matrícula y no quedaban cursos; para poder completar sus doce créditos mínimos y no perder su beca tomó cursos de concentración que no estaba lista para tomar; se colgó de nuevo; la suspendieron; la perdimos.

La historia de Sara ilustra el fallo de sus escuelas, donde le dieron buenas notas pero no la prepararon. También ilustra la complicidad de la universidad. Es fácil echarle la culpa al “interés” oa la preparación académica de la muchacha o de su familia. Pero las escuelas que no la prepararon, y la universidad que no la pudo retener y cultivar, son todas cómplices. Cómplices de reproducir las condiciones que hacen probable su fracaso, y cómplices de percibir el mismo no como un escándalo, sino como una cosa natural.

Los jóvenes que nacen en la pobreza reciben un paquete de oportunidades muy magro, a todos los niveles. Lo dicen las historias, lo dicen los números. En mi recinto, por ejemplo, la tasa de graduación general es de 56%. La tasa de graduación de los estudiantes de residencial es, en contraste, sólo 36% [1] .

A veces logran, de algún modo, hacerlo todo bien. David, por ejemplo, llegó a la universidad. Logró conseguir el apoyo académico necesario para bregar con sus clases. Obtuvo dos empleos a tiempo parcial para mantenerse a sí mismo ya su pequeña familia. Logró hacer todo eso, y sacar buenas notas en uno de los recintos más exigentes del sistema UPR.

Pero también lo perdimos. Cuando la matrícula subió con la nueva cuota, David pidió una prórroga. No se la concedieron, de modo que no pudo pagar, y perdió los créditos que había logrado matricular. Cuando juntó el dinero de la cuota para matricularse tardíamente, ya no quedaban clases, y no pudo conseguir suficientes créditos para conservar su beca.

No sé cuantos estudiantes como David hemos perdido. Sé que no los estamos contando, que no nos estamos planteando su partida como un problema, que no estamos haciendo un esfuerzo particular para retenerlos, y que su ausencia debería ser un escándalo, pero la tratamos como una cosa natural.

Las cuatro historias que resumí arriba nos dicen algo sobre el estado del país y sus problemas. Pero también nos recuerdan que la pasividad de las instituciones educativas reproduce esos problemas. Tenemos mucho que hacer, en las escuelas y universidades puertorriqueñas: Recolectar más y mejores datos; inyectarle un mayor rigor al trabajo escolar; fortalecer apoyos y servicios universitarios.

Sobre todo reconocer, urgentemente, la indiferencia que mostramos como colectivo hacia el destino académico de las poblaciones más desventajadas. Ver que su destino es el nuestro, y que no es inevitable, ni natural.

-------

Para ver más datos sobre educación y desigualdad en Puerto Rico, puede bajar los Cuadernos de Trabajo del Centro Universitario para el Acceso : 1)Geografía y Desigualdad ; 2)Clase Social y Logro Educativo ; 3) Student Persistence y 4) College Access and Urban Poverty .


[1] Y esa es una de las tasas más altas, si no la más, de Puerto Rico. Entre los recintos de la UPR, hay tasas tan bajas como 20%. Entre las universidades privadas, las hay de 11% y 12%. Pulse aquí para ver tasas de graduación de miles de instituciones en la isla y en Estados Unidos.

Print

triste, y leyendo

Un hombre decapitado por sus vecinos adolescentes, una mujer ejecutada, unos atletas asesinados, fuerzas policiacas corruptas y desmoralizadas, niños que se le pierden al departamento de la familia para reaparecer en puntos de droga, niños asesinados por sus padres, mujeres asesinadas por sus parejas…Leer las noticias se me hace cada vez más difícil. Los números no han sido, hasta donde sé, analizados formalmente y comparados (con mínima sofisticación) con estadísticas anteriores de crímenes violentos. Pero se sabe, o más bien se nota, o mejor aún, se siente, que van en aumento. Que el magma de putrefacción moral, emocional, afectiva, intelectual, se desborda en lava implacable. Que todas y todos sentimos el calor.

Tengo un libro en mi mesa de noche, aún sin terminar de leer, pero quiero compartirlo con ustedes. Se llama The Spirit Level , y examina las consecuencias de la desigualdad. Los autores, epidemiólogos de profesión, comparan la evidencia estadística en 25 países industrializados y 50 estados norteamericanos, y demuestran, creo que contundentemente, que una amplia gama de males sociales aumenta proporcionalmente con el aumento relativo en la desigualdad . Cada capítulo examina uno. Por ejemplo: A mayor distancia entre los que tienen más y los que tienen menos, mayores los indicadores de enfermedad mental (incluyendo adicción a drogas), menor la expectativa de vida (para toda la población, no solamente los más pobres), peores los indicadores educativos, más los homicidios, más los presos y más las madres adolescentes.

Lo interesante no es tanto lo obvio: que la desigualdad económica afecta a los más pobres. Eso es triste, pero ya se sabe. La contribución particular de este libro, me parece, estriba en que en las sociedades más desiguales, los males sociales ennumerados arriba aumentan…para todo el mundo. Como un “contaminante que se riega” escriben los autores, “la desigualdad tiene efectos directos e indirectos en toda la sociedad.” La teoría que el libro parece sugerir es una que encadena el contraste socioeconómico con valores como la dicotomía dominancia/subordinación, el énfasis en el interés propio, y la distancia y desconfianza entre distintos grupos sociales.

Aunque la cosa es social, está mediada inevitablemente, en ese esquema, por eventos que se dan en los cuerpos individuales. La desigualdad, discuten los autores, tiene efectos sobre la salud hormonal y cardiovascular de los individuos, así como en su desarrollo neural. Ese planteamiento también ha sido articulado, en términos parecidos, por gente como el economista Paul Krugman , que resume los hallazgos médicos en esta columna, y el antropólogo Daniel Lende , que atiende el asunto en su blog sobre neuroantropología.

Y bueh. El libro no está libre de críticas, y ya ha sido clasificado por algunos como de “extrema izquierda” ( whatever that means ) y denunciado como una teoría fatula para adelantar una “agenda” de gobierno grande. Pero francamente los autores de The Spirit Level me parecen más convincentes y creíbles que sus críticos. Así que me voy a leer. Ya sé que leer no va a salvar al mundo, ni a resolver la situación. Pero es lo que voy a hacer. E intuyo que en este tipo de planteamiento, uno que vincule la desigualdad económica con sus correlatos políticos, sociales, biológicos y mentales, se encuentra alguna parte de la explicación de esa cosa horrenda que parece estar consumiendo, hoy, a mi país.

Print

la tragedia del olvido

Hace algunos meses, una noticia trágica apareció en nuestros medios: Una mujer olvidó a su hijito dentro de un automóvil, y el niño murió.

Múltiples voces se alzaron entonces, y se alzan todavía, en contra de la madre. Presa o muerta, la quieren.

Y es que resulta fácil, incluso reconfortante, pensar que nunca, jamás, le podría pasar algo como eso a uno oa una. Es doloroso imaginar la posibilidad, por remota que sea, y para alejarla de nosotros, del ámbito de lo factible, nuestra tendencia suele ser la demonización instántanea de la persona (madre o padre) a quien le ocurre. A tratarlo como un criminal de la peor calaña posible: un infanticida.

Pero contrario a otras tragedias que matan niños y niñas alrededor del mundo, a cosas como el abuso físico, emocional, sexual, a cosas como la negligencia cotidiana que nace del desamor, a cosas como la explotación del vástago propio en pos de algún bien material, contrario a todo eso, el acto de olvidar a un infante en un auto resulta ser algo que sí le puede pasar a cualquiera. A una persona buena, moral, recta, a un padre o madre amantísimo, incluso.

En esta lectura (le advierto que no se trata de una lectura fácil de terminar, al menos no sin esmelenarse, especialmente si uno tiene hijos) del Washington Post se describen con precisión y-porqué no- con la compasión que a veces nace de la narración precisa las historias y perfiles de varias familias que pasaron por esta tragedia. ¿Cómo son? Pues podrían ser…cualquiera. No había un patrón de abuso, de hecho no lo hay en el perfil de casos como estos. No hay un patrón de negligencia. Son padres y madres que aman a sus hijos, personas que probablemente pensaban que a ellos no les podía pasar una cosa como esa.

Lo único que parecen tener en común esos casos es una alteración en la rutina mañanera, acompañada de distracciones en la forma de diligencias, llamadas, o eventos inusuales. En casi todos los casos, el padre que inadvertidamente abandona a su bebé había tenido un cambio en la rutina del día, o no era el que usualmente llevaba al niño, o se detuvo a hacer otra cosa…y es ese acto el que parece interrumpir el proceso mental que nos permite cumplir con nuestras obligaciones cotidianas sin pensarlas mucho.

La combinación fatal que facilita que ocurran cerca de una docena de casos como éstos al año en Estados Unidos parece ser la naturaleza particular de la memoria humana y la manera en que nos deslizamos en piloto automático, junto con las leyes modernas pertinentes al uso de asientos de seguridad y la colocación de air bags en los del pasajero. La estructura del cerebro, la estructura de la rutina mañanera moderna, la estructura del auto y de las leyes de protección. Cámbiale la rutina a un padre bueno y amoroso, y es capaz de olvidar que la luz de sus ojos está dormido en el asiento de atrás.

Del artículo de WP: Los hechos en cada caso son un poco distintos, pero comparten el momento terrible en que el padre o madre se da cuenta de lo que ha hecho, típicamente por una llamada telefónica de su esposo/a…A eso le sigue una carrera frenética al automóvil. Y lo que allí le espera es la peor escena del mundo.”

Un hombre, tras descubrir el cuerpo de su hijo en el auto rodeado de policías, trató de matarse allí mismo, con la pistola de uno de los oficiales en la escena. Algo que que suelen tener en común estos adultos es que, contrario a los criminales irredentos con quienes a veces se les compara explícitamente, sufren el doble peso de la pena y la culpa y desean, con todas sus fuerzas, morir. Traduzco otro pedacito de la lectura del Washington Post (que por cierto mereció un Pulitzer) describiendo el testimonio de una enfermera en el juicio de un padre que olvidó a su hijo en el auto, causándole la muerte:

Cuando la enfermera describió el comportamiento del acusado…lloró. Estaba prácticamente catatónico, recordó, con los ojos apretados, meciéndose hacia atrás y hacia adelante, encerrado en algún tormento privado e inimaginable. No fue hasta que la enfermera se dejó caer a su lado y tomó su mano que el paciente comenzó a abrirse, y dijo entonces que no quería ningún sedante, que no merecía un respiro del dolor, que lo quería sentir todo, y luego, morirse.

Hay dos mujeres, sus manos juntas, mirando el juicio. Son dos madres, cada una de ellas culpables del mismo terrible olvido. Desde entonces reviven su tragedia propia, mantienen vivo el dolor, visitando los juicios de otros como ellas. ¿Cómo perdonarse uno a sí mismo, después de una cosa como esa? Eso es lo que pienso cuando siento la tentación de acusar, de señalar con el dedo al pobre ser que de seguro ya se odia tanto a sí mismo que poco le importa que lo señale yo, o que lo señale nadie…Y es que cada vez que llega uno de estos episodios a las noticias (y llegan, me parece, al menos una vez al año) siento la misma sensación desagradable, una mano siniestra e implacable que me retuerce las entrañas y me hala el corazón hacia abajo y que sólo cede cuando verifico que mis propios hijos, especialmente los pequeños, están cerca, sanos, salvos, vivos. Entonces los abrazo hasta que me piden que por piedad los suelte y los deje comerse el límber o acabar el rompecabezas en paz.

A veces, esa sensación desagradable nos conmina a acusar, para así distanciarnos del horror posible, de la idea horrorosa de que le podría pasar a cualquiera, de que podría pasarme a mí…Y sin embargo, ¿no es precisamente el reconocer que la distracción fatal, particularmente con los horarios,las rutinas y los aparatos característicos de la modernidad, podría ocurrirnos a todas ya todos lo que mejor nos protegería de que, en efecto, no nos ocurra? Esa última oración me quedó fatal, es que este tema me mata, pero permítanme explicarlo otra vez. Si estoy consciente de la posibilidad de olvidar a mi bebé, me vacuno más efectivamente contra esa posibilidad, que si reniego de ella. Si pienso que le puede pasar a cualquiera, hago menos probable que me pase a mí.

No conozco a la mujer que en abril perdió a su hijo y que hoy carga con la doble condena de la pérdida y la culpa. Pero sé que la suya es la peor de las pérdidas, y por lo mismo, la peor de las culpas. Que probablemente no necesita nuestro odio. Y que nosotros sí necesitamos, todas y todos, conocer el alcance de nuestra propia falibilidad, no para justificar la muerte de un niñito, sino, precisamente, para prevenirla.

Print

Maternity

El día de la madre, le dicen. Su origen es incierto-hay quien dice que, al menos en su significado contemporáneo y occidental, fue un invento de Hallmark, y francamente es muy posible. De hecho es hoy día una industria billonaria . Pero supongo que cualquier día es bueno para pensar en la maternidad.

Escribí la palabra “maternidad”, y vinieron de inmediato a mi mente, no mis cinco hijos (dos paridos, tres afiliados) sino el cuadro en “El Túnel” de Sábato. 'Maternidad', se llamaba el cuadro, y si recuerdo bien, en su primer plano tenía la escena de una madre y su infante, y al fondo, en la ventana, una mujer. Por alguna razón, ese primer plano se me antoja como un cuadro de la época azul de Picasso, así:

Y la ventanita, esa mujer al fondo, podría ser algo como lo que apareció en la portada de una de las muchas ediciones de El Túnel:

La escena en su totalidad puede por supuesto generar múltiples interpretaciones, como todo texto, y algunas de ellas son muy macabras. Pero la que me viene al caso (esa frase, “viene al caso”, tal vez siempre debería estar precedida por un “me”) es la idea de que la maternidad, ese estado o forma de estar que necesariamente se impone, y pasa al primer plano de la vida de una, sirve para atisbar la totalidad del ser, incluso de aquellas instancias que paracerían tener poco, o nada, que ver con tener prole.

Hay tela para cortar, en esa idea, y poco tiempo para cortarla, porque mientras escribo arrimada al counter de la cocina, algunos miembros de mi maravillosa familia me agasajan, se aprestan para hacer cosas chulas como cocinar para la glotona Mima. Es decir yo. Pero esa misma es la cosa. Escribir es inseparable de mi maternidad. No digo que la maternidad es una condición necesaria para la escritura. Lo que alego es que se trata de una cosa tan trágicamente, maravillosamente, arrolladora, que una vez se experimenta está de algún modo presente en todo lo que hacemos.

And vice versa. Todo lo que hacemos está presente en la maternidad. A ella traemos nuestros talentos y nuestras carencias, nuestros éxitos y nuestros fracasos, nuestro acervo y los de la especie y la cultura. Y desde ella vemos, en la ventanita, todo lo demás que nos compone.

Ello es así desde la práctica cotidiana, que me ubica hoy y ahora frente a la pareja encantadora y tierna que hacen mi esposo y nuestro hijo de cinco años, cocineros ambos de repente. Es así también en la estética peculiar de la memoria, que me presenta, implacable, los cabellos negros y lacios de mi madre, su falda larga de hippie , sus sandalias de cuero, sus uñas y rostro sin pintar, y mi orgullosa e infantil certeza de andar, afortunada, de la mano de la mujer más hermosa del mundo, de estar frente a la belleza misma.

Frente a la madre. No en balde algunos, tantas y tantos, viven fascinados por La Virgen. No es por su virginidad, sino porque encarna esa cosa inmemorial, arquetipal, liberadora y opresiva que es la sensación de haber sido, inevitablemente, gestado.

Así que le doy bypass a Hallmark, y opto por celebrar. Porque celebrar el día es celebrar que somos, todos, gestadas y gestados por unos seres que alguna vez, al menos, fueron (ojo, “fueron”, no “nos parecieron”) los más hermosos del mundo. Y porque las hijas, los hijos, los gestados, al final del día nos gestan, nos permiten nacer o más bien, renacernos, y nos regalan una nueva hermosura.

Print

macondo

Hace algún tiempo, Fortuño se refirió a las protestas en la Universidad de Puerto Rico com o “dignas de una república bananera”. Y ahora su compañero de papeleta indica que él “no representa a Macondo “, y que por ende no se prestará a “espectáculos” en la Cámara de representantes de Estados Unidos, donde el Representante Gutiérrez ha estado denunciando algunas cosillas que Pierluisi, en aras del buen gusto y la delicadeza que el cargo de congresista aparentemente le requiere, preferiría no mencionar.

Nos portamos mal, y nos dicen “Macondo” rapidito.

Esto a pesar de de que en la versión criolla (¡y tan criolla!) de la cámara en cuestión tenemos individuos que alegan poseer “facultades” como las que tenían el gitano Melquíades y la vieja Úrsula, el alma del libro y de la casa; tenemos superintendentes de la policía que con la bendición de sus superiores tratan a los ciudadanos que protestan como…bueno, como ciudadanos protestando en una república bananera, arquetipo no tanto de la producción frutera como de la represión laboral.

A pesar también de que la desolación de Macondo y de la blanca casa de los Buendía, es hoy una desolación tan, ay, tan familiar, tan con sabor a desempleo y desesperanza, tan parecida a la desolación de tantos pueblos nuestros hoy, ahora, mientras Pierluisi se enchisma con Gutiérrez y nos recuerda que no hay protesta que valga, que la protesta es ruido y nada más, que así “no funciona la democracia”, y que el tubo que chupa, el gansoducto, vá porque sí , por encima de las protestas ciudadanas y por dentro de la tierra temblorosa (¿de miedo? ¿de ira?).

¿Será que para complacer a este dúo, para NO parecernos a Macondo, para NO ser una república bananera, las señoras tendríamos que ponernos a celebrar el chavito que nos vamos a ahorrar con la vía verde y renunciar a pintar murales en San Juan, los estudiantes tendrían que aceptar la cuota sin chistar y si no pueden estudiar irse a trabajar con Chiky Starr, y Gutiérrez tendría que portarse bien, como el Chuchin, e irse de tour a contarle a la prensa que se “ depila completito” ?

Si eso es la civilización….

Una se pregunta si esta gente se habrá leído el librito al que tanto insisten en referirnos. Digo, porque a mí, al menos, que me le digan Macondo al país no me lo insulta. Cada vez que nos traen por lo pelos al pueblito en cuestión, para insinuar a saber qué cosa, se tendrían que dar por aludidos, en todo caso, los que pisotean los derechos civiles y ambientales, los que le sacan provecho al caos ya la miseria.

Print

imagen y sonido

foto:r.alcaraz, diálogo digital

I'm away. Observo a través del lente de los medios (y de facebook, que se ha convertido en una herramienta muy útil para obtener noticias rápidas, gracias a los amigos que generosamente comparten las noticias) lo que pasa en la universidad.

Es como un sueño. Uno de los malos, claro.

La policía se concentra en los predios de la Yupi. Y no sólo la policía así, a secas. También, tal vez especialmente, la policía a caballo, la policía de negro, y la policía rodeada de escudos gigantes, como soldados romanos, escudos para protegerse de…¿qué?

Pues de ese ejército temible de estudiantes sentados en el suelo practicando, tras entrenarse y anunciarlo públicamente, desobediencia civil. La policía se acerca, para que los sentados puedan sentir el aliento de los caballos, el nerviosismo de los cascos. Los pellizcan con tecnología y técnicas que a saber desde cuando querían usar y para las cuales no encontraban el cuándo, o el quién. Los empujan con escudos, se los llevan cargados, los arrestan. Los persiguen por las calles de la capital. Les compartamentalizan la protesta (con carteles designando zonas específicas para ello), y luego les cambian las coordenadas en pleno asunto. Literalmente, he visto como mueven el cartel de lugar.

[En el recinto donde trabajo, han puesto el cartel lejos, muy lejos, de cualquier edificio universitario. Para que los protestones protesten al son de los coquíes y de los grillos. Pero eso es otra historia.]

Al mirar la escena de lejos, se me ocurre que si yo fuera un alienígena, o al menos un extranjero bastante despistado, de momento me parecería que en la universidad hay un enemigo terrible. La impresión, la imagen, estaría basada en la cantidad y variedad de policías.

Luego está el sonido. Jerarcas policíacos que me aseguran que allí hay “puntos” para desarticular, y que hay que proteger estudiantes que sí desean tomar clases; Administradores universitarios que justifican la locura de la intervención militarona apelando a las acciones violentas de unos misteriosos encapuchados, acciones que al parecer, todo el mundo desaprueba.

Pero el caso es que a la hora de arrestar, no hay encapuchados , casi nunca arrestan a los encapuchados, a menos que sean Tito Kayak , porque a ese siempre lo quieren arrestar, sino que parecen preferir, en eso de los arrestos, a muchachos y muchachas comunes y corrientes, desarmados, capturados mientras hacen cosas tan inofensivas como hablar por megáfonos o repartir papelitos. O sentarse en el suelo.

Entonces, piensa el extranjero o el alienígena, o la bloguera, entonces se trata de otra cosa. Se trata de enviar muchos policías para crear la impresión de que allí, en la Universidad, hay un terrible enemigo del pueblo (porque ¿para eso es la policía, cierto? para proteger al pueblo?), y se hace mucho ruido, se habla en los medios de la gran amenaza que son los estudiantes, para hacer la imagen más creíble…Como en las películas baratas, donde de repente se oscurece la escena, para entrarnos el susto por los ojos, y simultáneamente suena la música siniestra, para entrarlo por los oídos…

Imagen y sonido, para beneficio del ciudadano común con algún interés en hacer democracia más allá del ocasional voto, y que se está quedando esgalillao y bruto tratando de reaccionar al karso, el gasoducto, el corredor, la universidad, el colegio de abogados, el tribunal supremo…

Mientras tanto, en esa curiosa contracción del espacio que el internet y la posmodernidad permiten, tengo el New York Times abierto en otra pantalla y busco entender lo que ocurre al otro lado del mundo, en Egipto, donde las intensas protesta s han recibido una reacción sorda y represiva por parte del estado. Y, tal vez porque están las dos pantallas abiertas a la vez, Egipto se siente, de repente, muy cerquita, y suena terriblemente familiar. Un miembro del partido oficialista egipcio confía en que el cansancio les dará la victoria. Otro habla de “ley y orden” para justificar sus acciones. Otros acusan a los protestones de ser pocos, o de ser un sector con intereses ideológicos particulares. Amenazan con arrestos. Mientras tanto, las libertades democráticas son erosionadas en nombre del orden, y las tropas traen el desorden de la represión a la calle.

Los periodistas que escriben el artículo recuerdan la pelea en los setenta de M. Ali contra George Foreman, en donde Foreman daba golpes, golpes, golpes, peleaba solo, y Ali esperaba…hasta que Foreman estaba débil, exhausto. Y entonces Ali lo noqueó.

A todo esto, el presidente de la UPR anuncia, orgulloso feliz , que “el 94%” de los estudiantes se ha matriculado. 51,000 estudiantes. Claro que eso no es el 94% de los estudiantes que estaban matriculados el año pasado, no: es el 94% de los pre-matriculados. De modo que la alegría del presidente me resulta bastante insólita (sí, mi capacidad para sorprenderme todavía, a estas alturas, le puede estar resultando insólita al lector.) Pero es que 51,000 estudiantes es 14,000 estudiantes menos que los que había. La UPR ha perdido aparentemente 14,000 estudiantes. Casi llegan a los 50,000 que la Junta de Síndicos calculaba y quería, no hace mucho . No es que la van a romper-es que ya la están rompiendo. La UPR, según esos números, ha perdido sobre el 20% de sus estudiantes. Eso es una buena noticia ¿para quién? No para mí. No para el país.

Es como un sueño. Uno de los malos, claro.

Print

el hábito de maría

Conozco a un niño de trece años que podría, estoy segura, ser científico, o ingeniero, o filósofo. Y que querría serlo. Para ello, tiene que ir a la universidad, por supuesto. A la mejor posible. Pero no sale bien en sus clases, y no salir bien en las clases, cuando ocurre con demasiada frecuencia, tiene un efecto cumulativo que las más de las veces se traduce en un final infeliz.

Mentí, arriba, cuando dije que conocía uno. En realidad conozco muchos y muchas como él. De ojos y mentes brillantes, pero experimentan dificultad para hacer el trabajo de álgebra, o para leer el libro. Se frustran por ello.

Algunos dejan la escuela. Suelen ser pobres. Why? I'm not sure. Pero creo que para las clases media y altas existen más mecanismos sociales de protección. Que cuando el hijo del médico, o de la abogada, o del profesor universitario, tiene problemas de lectura en segundo grado, algo se hace, y se hace pronto, y si no funciona, se hace otra cosa.

[En este punto, el lector podría decirme, ofendido, que las dificultades de aprendizaje y la deserción le ocurren a cualquiera, independientemente de su clase social. Y le contestaré que tiene toda la razón, pero que es más probable que le ocurran a los que nacen en desventaja socio-económica. A medida que uno asciende en los indicadores de clase, más raro ("raro" de "improbable", no "raro" de "weird") se torna el problema de aprendizaje que desemboque en fracaso escolar.]

Llevo varios años trabajando con un proyecto que se dedica a entender y atender la desigualdad educativa. A través del tiempo, muchos me han dicho, a modo de consejo y con mucha razón, que parte del problema educativo estriba en que el aprendizaje escolar necesita hacerse mas atractivo, más divertido, y es cierto. Por ello hemos incorporado giras, juegos, y demás.

Pero hoy creo que hay algo más. Algo más simple, y más antiguo, y más importante, y menos de moda, y más difícil de implementar. El hábito de María. Quiero intentar articularlo aquí, con ustedes, en el blog.

Tharp, bailarina, coreógrafa y autora de un librito que se llama The Creative Habit , nos recuerda que para poder componer piezas geniales, el gran Mozart tuvo primero que practicar sus escalas, y tuvo hacerlo habitualmente. ¿Qué quiere decir con ello? Quiere decir que el talento, aún el talento genial, necesita de la destrez a para poder manifestarse. Para convertirse en virtuosismo.

Nacemos con talento, pero no con destreza. La destreza hay que practicarla, habitualmente, mucho, hasta que se convierte en parte nuestra y nos permite entonces usar el talento para construir, para crear, la cosa que sea: la nueva receta, el puente, la fórmula química, el argumento legal, la estrategia de negocios, la novela, el plan para la familia, o el país.

La importancia de la práctica es universal, pero resulta tal vez especialmente visible en los casos famosos, o extremos, como bien describe Gladwell en Outliers , cuando nos cuenta de las diez mil horas, aproximadamente, que pasaron talentos famosos como Bill Gates y los integrantes de Los Beatles cultivando, en relativo anonimato, sus destrezas.

Pero de vuelta a los nenes puertorriqueños: ¿Cómo pretender que el jovencito lea y disfrute una novela, si cuando niño no practicó la destreza cotidiana de sonar sílabas y luego palabras y luego oraciones hasta que sonarlas le resultara tan natural, tan automático, que su mente comprendiera el lenguaje directamente, que su cerebro le metiera un bypass a la mecánica de la lectura y fuese directo al significado? ¿Cómo lograr que la muchachita domine el álgebra, o la geometría, si tiene que realizar las operaciones aritméticas más bobas con los deditos, contando para sumar, sumando para multiplicar, porque no se aprendió las tablas? Hay unas cosas que hay que practicar, unas destrezas básicas que son lo que son las escalas para los músicos: Hay que dominarlas, al derecho y al revés, sin pensar, temprano en el juego.

[Se ha indignado de nuevo mi lector. No me diga que si el muchacho no lo aprendió en elemental no lo aprenderá nunca , me regaña. Y le sonrío de nuevo, y le digo que tiene toda la razón, y que por supuesto que estas cosas pueden, y deben remediarse en el grado en que se descubran, aunque ello implique practicar lectura en séptimo grado o repetir obsesivamente las reglas para manejar fracciones en la universidad. Hay que hacer lo que hay que hacer. Esto es un poco como dejar de fumar, para evitar el cáncer, aunque uno lleve décadas fumando. Siempre es mejor no fumar que fumar. Pero es mejor nunca empezar. Y en la educación, lo más efectivo es practicar "las escalas", la lectura básica, las tablas de multiplicar, cuando todavía son niños, y no se enamoran de otros estudiantes, no piensan en cortar clases, quieren complacer a uno, tienen mucho tiempo libre, y (ad)miran al mundo y al maestro con ojos grandes de asombro...]

Para poder optimizar su talento, para crear un mejor país, nuestros niños tienen que 'practicar sus escalas'. Cosas como lectura, aritmética, puntualidad, esfuerzo. A lot of. Habitualmente. Y cuando pienso en eso, me acuerdo de María.

No mucho, le contesto. Pero soy maestra. En mi caso es tal vez más fácil la cosa, porque mis alumnos suelen ser adultos o estar por ahí, en la víspera de serlo. Pero conozco muy de cerca la tentación de la arrogancia o la desesperanza, de enseñar en la modalidad de “salir del paso”, de no hacer el esfuerzo máximo para transformar mentes y vidas porque asumimos que los estudiantes llegan hechos, forjados, destinados, que el que va a aprender aprende y que el que no, pues no, independientemente de lo que hagamos. Y he sucumbido a esas tentaciones del pensar y del sentir más de una vez.

Y resulta que el país esta en crisis, “crisis” en plural, y que una de las crisis principales es la educativa. Las areas de acción para atender la crisis son, por supuesto, muchas, ya todos los niveles educativos. Pero un espacio humilde, poco mencionado, tiene que ser la práctica habitual e intensificada de destrezas básicas, como aritmética y lectura, en escuela elemental. Porque sin esas dos formas de hábito, el aprendizaje y la creación posteriores, profesionales, ciudadanos, son prácticamente imposibles.

[En este punto se vuelve a ofender mi lector y me cuenta, muy indignado, que su abuelito es analfabeta y que sin embargo es un excelente, inteligente y muy activo ciudadano. Pues felicite a su abuelito de mi parte, le digo. De regreso a la metáfora del cigarrillo: Conozco a un abuelito que fumó por ocho décadas y no le dio cáncer y vivió hasta los cien años. Pero ya que hablamos de su abuelito, y que es un ciudadano activo e inteligente, vaya y léale lo que acabo de escribir: Apuesto a que su abuelito estará de acuerdo conmigo, porque ese abuelito extraordinario sabe que lo es no por no saber leer sino a pesar de ello. Tal vez, con acceso a una educación de calidad, su abuelito hoy podría ser mil cosas, incluyendo gobernador nuestro. Y tal vez, con su abuelito a la cabeza, el país estaría mejor que ahora. Pero no quiero salirme del tema. Mis cariños y respetos a su abuelito.]

Y mis respetos y felicitaciones a todos y todas las maestras y maestros como María. Ojalá se reestructure el sistema de modo que la labor de los maestros sea recompensada con mejores salarios y mayor reconocimiento y oportunidades de desarrollo personal y profesional.

Tenemos que ser más como María. La crisis educativa no es necesariamente culpa nuestra, lo sé. Y no intento culpar a los maestros- ¡hay tantos, tantos problemas en el país que hacen difícil el aprendizaje, y la enseñanza! Pero nos tocó, nos tocó atenderlo, con furia, con rabia, con intensidad, con amor. Todos los días, cultivando el hábito, la destreza, de la inocencia. Dije inocencia, sí, porque se requiere mucho optimismo inocente (que ojo, no es lo mismo que optimismo bobo) para creer que podemos transformar la vida del nene que viene de la comunidad deteriorada, o que vive en el hogar destrozado con adultos ya irremediablemente rotos, y para pensar que podemos transformarlo con las tablas de multiplicar y con la lectura cotidiana….

Pero hay que hacerlo, porque es nuestra mejor esperanza y la mejor oportunidad para que ese nene pueda imaginar, articular, construir un mundo distinto. Y porque a veces, hasta funciona. Tenemos que hacerlo con consistencia y celo. Crear y cultivar el hábito y la rutina de practicar destrezas para el pensar, con el hábito y con la rutina propios del enseñar con ahínco y con cuidado.

Con el hábito de María. Nos va la patria en ello.

Print

y aquí, en la oscuridad, un avestruz.

No me gusta la palabra “oscurantismo”. De hecho la oscuridad me evoca todo tipo de adjetivos positivos: Apacible, tranquila, misteriosa.

Pero en estos días, y tal vez por aquello de que nos enseñaron a asociar la oscuridad con el medioevo, es imposible no hablar de oscurantismo.

Los signos están en todas partes: Nuestros líderes políticos cazan gárgolas, por ejemplo. GARGOLAS, esas criaturas más o menos demoníacas que servían como desagües y guardianes de los techos medievales. No pueden cazar chupacabras, o alienígenas, o perseguir al comepantis de Gurabo, como antaño, no. Cazan gárgolas. Y estudiantes universitarios.

También prohíben libros. No los queman públicamente, es cierto, pero los prohíben. Y no me sorprendería que los quemasen también, francamente. Los prohibimos por “obscenos”, porque hablan de sexo. Lenguaje y acción, por cierto, que también le imputan a los estudiantes universitarios.

Exhiben, además, una sospechosa fijación con los colores, las oraciones, y los galeones perdidos bajo el mar . Legislan para ponerle fecha al saludo ya la sonrisa. Y para castigar estudiantes universitarios.

Hablan de desarticular puntos y de castigar al criminal, y mientras tanto mueren más mujeres que nunca a manos de sus parejas reales o wanabí. En un año de asesinatos récord, han decidido meter a la policía a la universidad.

¿A qué? Namely. Hablan de proteger vida y propiedad. Pero toda la violencia reciente de la U parece ocurrir depués, y no antes, de la llegada de la policía pública o privada. Estudiantes perpetrando actos tan criminales como..er…estar en el lugar incorrecto y aferrarse a él, han recibido patadas en los genitales y macanazos en las barrigas. Padres que cometen la barbarie de..er…llevar almuerzo, regresan con la cara rota. Rectores que deberían liderar el intelecto lideran en su lugar el ejercicio del anacronismo insulso, cuando justifican la presencia de la policía en un campus particularmente pacífico con la excusa de que allí “gente de izquierda”, como si la izquierda no fuese la mitad oeste del espectro político, sino una patología criminal particularmente peligrosa.

Aquí lo verdaderamente peligroso es el ensayo del despliegue de fuerza bruta contra la disidencia intelectual. Nos espera otro tanto cuando les recordemos que no estamos del todo de acuerdo con la idea de un gasoducto, o cuando sugiramos que el corredor ecológico necesita sus cuerdas de regreso, por aquello de que nos gusta el verde, y respirar…Y a existe una ley infame, que apodan ley “Tito Kayak” , diseñada para que protestar en una construcción sea un delito grave. Se aprobó, por cierto, a gritos y sin contar. Muy apropiado, muy metafórico, eso de esquivar la aritmética de contar votos para favorecer la percepción subjetiva del volumen y premiar no al que pensó en mayor detalle sino al que chilló más duro.

Los avestruces de carne y hueso no entierran sus cabezas en la arena. Eso es un mito, una metáfora. Pero si un alcalde puede buscar gárgolas y alienígenas sin perder su prefijo de Honorable, entonces yo puedo usar la metáfora del avestruz sin perder el caché, y así lo haré. Todos los días, algún avestruz celebra, inocentemente, la presencia de la policía en la Universidad, por aquello de la ley y el orden, o acusa a los estudiantes de “empezar”, o habla de “dos bandos”, como si se tratase en efecto de dos ejércitos. Y luego entierra la cabeza en la arena del oscurantismo. Le pedimos, por favor, que la saque, mire, y piense. En ello nos va el país.

Print

peligrosa educación

foto:R.Alcaraz,Diálogo

No sé si pueda decir que es lo peor que ha pasado (¡después de todo, ha pasado tanto y tan rápido!) pero sí que tiene que estar entre lo peor de esta crisis: Figueroa Sancha anuncia en foros diversos su intención de abrir un cuartel en la UPRRP, y su deseo de que se haga lo mismo en cada recinto.

Why? Porque, nos dice, hay que “desarticular puntos de droga”.

Parecería que la policía no tiene nada que hacer. Que no hay crimen en el país.

Que nos acostumbremos, dice la rectora Guadalupe. Que será una relación armoniosa, dice el superintendente. Que es necesario, dicen el gobernador del país y el presidente de la universidad, en siniestro stereo y con idénticas palabras.

Y eso pone a pensar a uno (y más vale que pensemos mientras se pueda, porque al paso que vamos…) en la cosmología, en la visión de mundo, que la solución del super, del presi, de la rectora y del gobe implica. Al menos en lo que se refiere a los ámbitos de la criminalidad y de la educación, ambos por cierto muy protagónicos en sus mensajes de campaña.

En año de asesinatos récord, usamos una cantidad considerable de efectivos de la policía (esa palabra, “efectivos”, siempre me ha resultado muy curiosa) para ocupar la universidad para “conservar la acreditación”, dice la rectora, y añade que “hay que acostumbrarse a la presencia de la policía”.

¿Crisis en la universidad pública? Meter la policía ha sido la respuesta. Ello a pesar de que todos los incidentes de violencia de esta crisis han ocurrido una vez aparece en escena la policía (pública o privada). ¿Diálogo?¿Negociación? Ni pensarlo. La mano dura contra esos comunistas peludos, nos dicen los que mandan.

El mundo parece que está lleno de peludos comunistas, últimamente, a juzgar por las protestas de universitarios en Londres, Grecia, Irlanda, California …Eso, o tenemos que descartar el discurso ajado de la guerra fría y comenzar a articular más seguido lo que pasa en Puerto Rico como parte de un fenómeno global en donde la educación pública, y las premisas morales que la sostienen, están bajo asedio .

Un estudio de Estudios Técnicos para Fondos Unidos, citado en La Pobreza en Puerto Rico (L.Colón) indica que entre las víctimas de homicidio en Puerto Rico, poco menos de la mitad tenía menos de noveno grado aprobado. ¿Los victimarios? 59% tenía noveno grado o menos. De sobre 1,000 expedientes examinados, solamente 7 tenían bachillerato.

Parecería entonces que tenemos que utilizar la educación para combatir la criminalidad. Pero en lugar de eso, estamos usando a la policía para criminalizar la educación.


Print

Fó, dice la presidenta de la Junta Reglamentadora de Comunicaciones, Sandra Torres, refiriéndose a la última canción de Calle 13. Dice que no le gusta, porque es “completamente obscena y lasciva”.

Y recordé que hace unos días, en mi clase de introducción a la antropología cultural, hablaba con mis estudiantes de la importancia de no temerle a las palabras por lo feas, sino en todo caso, por sus significados y sus usos históricos.

Por supuesto que al leer la noticia de endi.com que cita a la asqueada señora, no me quedó mas remedio que escuchar, inmediatamente, la canción en su totalidad (convenientemente, endi incluye un enlace en la noticia.) Digo, por aquello de que es “ completamente obscena y lasciva”, me dio curiosidad ver como ese encantador, talentoso, malhablao rimero del país nuestro encadenaba cientos de malas palabras unas con otras. He escuchado muchas canciones suyas, y todas ellas, por más “sucio” que fuera su lenguaje, contenían una que otra palabra bastante normalita. Así que pensé, se botó el Residente. Ahora sí que sí. Se le fue la mano.

Escucho. Espero las palabras obscenas. Escucho algunas que podrían ofender a la Sra.Torres. Me imagino que frente al desafío de la portavoz de la censura, la mitad del país ha hecho lo mismo, y la canción retumba en miles de hogares, en todos ellos sonando, las palabras terribles, “alcalde”, “país”, “pensar”…

Wait.

Bueno, tal vez es que son las frases, las obscenas: Cosas como “mis letras groseras son más educadas que tu silencio”,”dejar de hablar no combina con gente violenta”, “abuso, por parte del estado”, “conformarse y dejar de existir es como ver a alguien ahogarse y dejarlo morir.”

What?

Ooooooh. :)

Hay una estrofa donde ofrece rehabilitar, en Cuba, a un alcalde tecato indeterminado. ¿Será alguna de esas? '¿Tecato?' ¿'Cuba', tal vez?

Pero, ¿quién le dijo tecato primero a quién?

También dice huevos. Y jodido. Pero no creo que sean esas.

Tal vez son todas. El ejercicio mismo de encadenar palabras, groseras o no, para expresar una cosa distinta a la cosa simplona que prefieren los que hoy mandan. Los que presiden sobre este obsceno, obscenísimo orden (porque la obscenidad, con frecuencia, poco tiene que ver con el líbido o con la grosería del reguetón) decía que los que mandan lo hacen sobre un obsceno ritual de destrucción del pensar, del intelecto, del pensar y el intelecto concebidos como propiedad de los pueblos y no de los bolsillos…Que esos que presiden la destrucción del pensar, dicen esos, esos tipos y tipas de los que Serrat decía que “entre ellos y yo hay algo personal”, que pensar sólo sirve si es propiedad privada o estrategia de mercadeo, ellos, dicen que la lucidez es mala, que es grosera, y que es lasciva….Y por eso no les gusta la canción de Calle 13. Por lúcida. Prefieren cosas como “vota o quédate callao”, o mejor aún, “sencillamente quédate callao.”

Aquí los dejo con el rimero lúcido, grosero, encantador.

related posts:

la universidad, enmarcada

literally

libros del diablo

Print

watchtower

®The Far Side

It was in full sabatina domesticity, when the doorbell rang. As my door has one of those small skylights that let you view the image, somewhat distorted by the glass, potential visit, I looked out the window. La calle estaba llena de ellos, y eran inconfundibles, porque caminaban en parejas, cargaban con unos pequeños maletines negros, y se protegían del sol con grandes sombrillas. Were. Los testigos. Two by two, door to door. My dog ​​was barking with a bark that the stranger who does not know that, decoded, means "sóbame tummy now, please," I may sound fierce. Por un momento pensé, pero sin mucha convicción, que tal vez la perra los espantaría.

Sabatinos Jehovah's Witnesses are part of the landscape of the Puerto Rican urbanization. Tireless, certain, consistent, arrive in their cars are parked, grab Bibles and parasols and walking from house to house carrying the word. Desde que recuerdo, he visto gente evitando esas visitas. The strategies are many. One of my grandmothers, for example, looked out the window, scowling, muttering "here they come, here they come ...", and unopened (and sometimes almost without waiting for the bell) roared, with a curious mixture of anger and satisfaction, "we are Catholics". If witnesses insisted he shouted, higher still, "we are not interested". Otra abuela hacía todo lo contrario: Les preparaba jugo de toronja, los sentaba en el balcón, y mientras ellos balanceaban vasos, sombrillas y biblias, la abuela tomaba la batuta de la prédica y les secuestraba el intento de conversión hablándoles de las maravillas del catolicismo.

I do not know which of the two grandmothers was scary. With the second, especially, tend to remain a bit puzzled. Pero siempre regresaban. Incansables, consistentes, ciertos. Thin leaflets left behind, full of tips for good living, and evaluated in terms, very well written. Oraciones completas, citas bien puestas, mejores que muchos de los productos académicos y cuasi-académicos que me ha tocado leer. Y sobre todo escribir. De hecho el Atalaya es una de las revistas más leídas , si no la más, y pasa por un riguroso proceso de edición.

The neighborhood where I lived while studying at the University was also on the radar of witnesses. Y mis vecinos estudiantes también tenían sus estrategias. Uno de ellos, un futuro químico, aseguraba que había logrado espantarlos saliendo al balcón vestido sólo con una toalla y afirmando que era budista. I never tried that method, nor never knew if it worked by Buddhism or little clothing.

My methods were always quite modest, even cowardly. El más común era simular no estar en casa, escuchando el gentil pero obstinado”¡buenos días!, mintiéndole a los testigos con mi silencio.

En una ocasión, hace años, armada de valor (tal vez un poco cansada de esconderme y callar) decidí abrir la puerta y darles una respuesta amable, honesta e implacable.

Ja.

Ellos: Buenos días. Yo: Buenos días, ustedes disculpen, pero soy agnóstica. Ellos: ¿Que usted es qué cosa? Yo: Agnóstica. Ellos: Ah. [Awkward pause] How the Rosicrucians Me: [feeling honest, yes, but also a bit ridiculous, and nowhere implacable]: No, it's not like the Rosicrucians. They simply'm not a believer. Ah. [Otra pausa] ¿Atea? Yo: No, tampoco. Los ateos piensan que dios no existe. Agnostics think it is not possible to know if they exist. [Relieved] Oh, it will bring good news. [Grasping the Bible.] Me: [Forgetting about "friendly". La verdad es que no nos importa mucho, saber si existe.... [Ahora mintiendo descaradamente] Lo siento, se me va a quemar la comida. I have to go back to the kitchen.

After that communication failure, he had returned to the cowardly maneuver simulate not home. Now, looking out the window, I thought that today it had a legitimate excuse - the food was boiling on the stove. Pero igual no me creerían. Estarían ya acostumbrados a las mentiras cobardes de los católicos, los agnósticos, los ateos, los cristianos de otras denominaciones, los vagos, los ocupados, los desentendidos, los budistas, los…vamos, todos los no-testigos.

The bell rang. I sighed. I dried my hands and opened it. They were two testigas, forties, maybe fifty-year time. One rubbed her tummy to quiet my bitch now. La otra me sonreía. He had beads of sweat on his forehead.

Them: Good morning Me: Good morning. [Sighing] Look, frankly I do not want to talk about God, nor am I interested in the magazine. [Pausa desconcertada] Pero con gusto les puedo ofrecer un poco de agua fría. Ellas: [Se miran]. Yes, thank you.

Road to my kitchen. So far, so good, I think. Use water But to save time. En cinco minutos estarán en pleno intento de conversión, y se me va a ir la amabilidad pa'l…

Tomamos agua las tres. Hacía calor. And we talked. A lot of. De Mayagüez. De los perros y otras mascotas. De los hijos, especialmente los adolescentes. De que las cosas estaban malas. Emigration. Busqué más agua. We still talk. Geography of Puerto Rico. From the characteristics of different peoples. What to do, to practice democracy. What you can expect, and what not, schools. What it feels like to go from door to door. Se siente como hacer lo que uno piensa que es correcto. Incansables, ciertos, consistentes. También hubo breves, y sorprendentemente cómodos, silencios. Agua de vida , dijo una de ellas, al terminarse el segundo vaso. They thanked me, say thank you, and left with their towers and their Bibles.

Related posts:

jicotea

goodbye, am

Print


los abogados

[A la clase graduanda de la Escuela de Derecho Eugenio María de Hostos, 5 de junio de 2010.]

Agradezco mucho, me honra mucho, la invitación que me ha hecho la clase graduanda Fuego de Justicia para hablarles en su noche de logros.

Pero este tipo de invitaciones siempre trae consigo unas preguntas implícitas, unos temas generales, que uno debe atender. Temas como el significado del grado, o la carrera. Preguntas del tipo “¿Ahora, qué?”

Yo estudié antropología, no derecho, de modo que no se cuán preparada esté para responder esas preguntas. Pero las voy a abordar. Y para hacerlo, les voy a contar un par de cosas, para luego plantearles un argumento. Los cuentos son simples: Tienen que ver conmigo, con mis abuelos, con las polillas, con los libros, y con algunos abogados. El argumento tiene que ver con la lucidez y con la justicia. Podríamos llamarlo fuego y justicia.

Mi primer encuentro con un abogado fue, como tantos otros encuentros importantes en mi vida, a través de un libro. Y mi primer contacto más o menos serio con libros de verdad, de esos libros que no tienen dibujitos, fue en un garaje. Tenía yo unos diez años, y acababa de mudarme a vivir con mis abuelos, que vivían en una casa vieja muy cerca de la Universidad de Puerto Rico en Rio Piedras.

En esa casa, el carro dormía afuera, en la calle. El garaje era para los libros. Y no es que no hubiera libros en otras partes de la casa. De hecho había libros por todas partes. Y libros de todo tipo. Literatura de buena calidad,; literatura de mala, o al menos dudosa, calidad; enciclopedias, revistas, cómics, manuales…Había libros heredados de tíos, hermanos, amigos, desconocidos…Mis abuelos, como otros tantos de su generación, compraban pocas cosas, y botaban menos todavía. Y esa regla se la aplicaban tanto a los tornillos como a los muebles, tanto a la ropa como a los libros.

De más está decir que en casa había polilla. Y mucha. Los libros apolillados , sin embargo, no se botaban: eran desterrados al garaje, y allí mismo había que leerlos, para que no contagiaran a los libros sanos. Allí, entre muebles viejos y herramientas, me sentaba yo, sobre un cajón, a cultivar mi imaginación (ya cultivar, de paso, un asma crónica que me duró unos cuantos años.) Sentada como una polilla gigante y flaca, leía yo en el garaje mis libros, mis libros apestosos a libro viejo, llenos de agujeros, maravillosos libros.

Ustedes utilizarán su diploma para diferentes cosas. Taller jurídico ciertamente hay- después de todo, a los tribunales puertorriqueños llegan sobre 300,000 casos al año. Podemos evaluar el producto de su esfuerzo académico a partir del salario que usted gane, del contrato o el ascenso que se lleve, del carro que maneje o el bote que se vaya a comprar. Pero esas cosas, aunque nos permitan vivir y hasta nos den satisfacción, tienen poco que ver con la felicidad, con la experiencia óptima, con pensar y con sentir, a no ser que el salario se lo gane haciendo algo que le fascine (y ojo, no hablo de algo que se le haga cómodo, o que le guste un poco, sino que le fascine), a menos que el carro lo lleve a los lugares en donde usted va a aplicar lo mejor de sí, de su preparación, de sus destrezas, en pos de algo en lo que usted cree, oa menos que usted aprenda a manejar ese bote como todo un lobo de mar y se dedique principalmente a eso. Porque la felicidad es lúcida, la felicidad es intensa. Cito a Ana Lidia Vega de nuevo: “La verdadera cultura tiene que ver con la hiper-conciencia, con ese arrebato natural que viene a alborozarnos el casco para que desafiemos la noción panzona, chancletera y control remoto de la felicidad.” Y eso es cierto de la felicidad en todos sus ámbitos: el trabajo, el amor, la actividad mental, la cocina, el hobbie, o el asueto.

Todo está conectado, en la biografía propia, en la suya, en la mía. Y todo lo que vale la pena hacer es mejor si se hace de manera lúcida, plena.

Otro abogado, puertorriqueño, que también creía en la intensidad y en la lucidez, lo dijo así: “La gloria no se escribe con palabras, se escribe con la vida”.

Yo creo que la “gloria” a la cual se refería Pedro Albizu Campos en esa cita no implica necesariamente la fama, o la tragedia. La lucidez feliz puede ser una cosa bastante cotidiana. Déjenme hacerles un último cuento. Hace algunos años estuve sentada en un tribunal de menores, y presencié varios casos seguidos. Los casos tenían el mismo fiscal, el mismo abogado, y el mismo trabajador social. Fue muy conmovedor ver las cabezas, juntas, de esos tres personajes: el representante del estado, el defensor público, y el trabajador social, los tres conversaban, cuchicheaban, antes de cada caso. Los antropólogos somos terriblemente curiosos, y yo podía escucharlos un poco, desde donde estaba, así que paré oreja. Y descubrí que los tres, en todos los casos que vi ese día, claramente buscaban lograr un escenario que maximizara oportunidad y posibilidades para el menor. El suyo era un heroísmo cotidiano, colaborativo, de rutina, que no dejaba por ello de ser glorioso. Lúcido. Feliz.

Con lo que llegamos al argumento, a la propuesta. Y la propuesta es corta, es simple, y es la siguiente: Los estudios cuya culminación hoy ustedes celebran deben servirles para la lucidez crítica y para la vida plena. Deben servirles “Para pensar críticamente por ustedes mismos y para sentir, solidariamente, con los demás”. Deben servirles para entender el mundo, para elegir sus causas, e incluso, y especialmente en tiempos de crisis, para asumir posiciones. Posiciones que surjan no de la superficialidad o de la ignorancia, sino del conocimiento, y desde la certeza de que el conocimiento es siempre, inevitablemente, gloriosamente, una obra incompleta, en construcción. El estudio del derecho debe permitirles entender mejor los asuntos para atender mejor los asuntos y para, como dijo otro abogado, Franz Kafka, “partir no de lo aceptable, sino de lo justo”. Para vivir plenamente.

Lo que han aprendido en este espacio debe servirles como herramienta para alcanzar esa felicidad que es posible sólo en la luminosa lucidez, la única felicidad capaz de cambiar las cosas, la única actitud equipada para hacer al mundo mejor, para hacer al mundo más justo.

Thank you very much.

Print

un ahorro de lujo en la UPR

Conceptualmente, tiene sentido implementar medidas de austeridad en la Universidad de Puerto Rico. After all, the country is in an economic crisis, and the destiny of the country and its university are tied in the most intimate of relationships: survive, succeed or sink together.

Pero en la práctica la cosa cambia un poco. Porque no todas las medidas son iguales, o afectan a todo el mundo por igual. And there are some steps to deal with the crises that threaten the very identity of the University. Que la distancian del país.

Take for example those that have to do with the number of students planning to attend college. It does not speak officially, much of it: But there are signs, and are not good. The Board of Trustees has repeatedly said it expects to raise 40 million hike in tuition they call "special assessment". 800 pesos per head estimate assumes that 50,000 students enrolled in the system.

Solamente 50,000. La última vez que la UPR tuvo esa cantidad de estudiantes fue en la década de los setenta. Now serves about 65,000: one in three college students on the island.

The distance that the new policy would generate employment between the institution and the country is compounded when we consider the profile of those fifteen thousand current and potential students who would remain unaddressed. Los índices de admisión (IGS) que constituyen el criterio único de admisión a la mayoría de nuestros programas, aumentan, en promedio, según aumenta el ingreso familiar de los estudiantes. This means that although there are students with all types of IGS in all our social sectors, there is a tendency for the IGS (and therefore the probability of admission) increases with increasing socioeconomic status. This bias is not a reflection of academic potential but systematic disadvantages that affect some sectors more than others over time.

El IGS, por su parte, es en gran medida una función del cupo en determinado programa. The more popular a baccalaureate program, and more people are applying to it, the higher becomes the ISM. What are the most popular programs of the system? Por mencionar algunos: Todas las ingenierías; Biology and Pre-Medical; Contabilidad.

Súmele, the estimated low occupancy, the practices implemented in this registration process, and the picture gets worse. The measures implemented in various venues, involving a smaller supply of available classes to enroll. Para un estudiante que depende de la beca Pell para estudiar, no poder matricular su requisito mínimo de doce créditos constituye más que una barrera: Puede ser el fin de sus estudios en la UPR.

Some speak of a "smaller, more agile" University. Yo creo que parte de la “agilidad” de la universidad pública debe estribar precisamente en su capacidad para atender sectores y geografías diversos. El problema fiscal en la Universidad no debe, no puede, tratarse como una hoja de cálculo gigante. La eficiencia no puede darse en un vacío moral. The decisions we make to cut expenses can solve a mathematical problem of budget-but aggravate socio-economic problems of the country.

Close quotas and sections to "save" and closing costs involves many opportunities for future engineers, doctors and accountants in college in the country, and set the conditions for a less diverse, socioeconomically homogeneous student body.

¿Pueden el país, y su Universidad, darse ese lujo?

Related posts:

birds and shotguns

thieves and cuckoos

strike and fog

Print